Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El dominio del inglés es cada vez más importante en los empleos TIC

  • Puesto de trabajo

teletrabajador

El bajo conocimiento en idiomas ha sido tradicionalmente uno de los lastres educativos en España, algo que se ve reflejado en el mercado laboral, especialmente en el sector tecnológico. Más aún, teniendo en cuenta que actualmente casi 3 de cada 10 ofertas de empleo TIC buscan candidatos con un nivel medio-alto de inglés.

El portal Ticjob.es ha publicado nuevas cifras sobre el mercado laboral vinculado a las tecnologías de la información y las telecomunicaciones en España, que muestran cuáles son las tendencias de contratación de perfiles tecnológicos más actuales de las empresas.

Uno de los datos más interesantes es que el conocimiento en idiomas, especialmente el inglés, es uno de los puntos fundamentales en el mercado de trabajo TIC. El 29% de todas las ofertas demanda un segundo idioma. Un 27%, concretamente, pide un nivel medio-alto de inglés o toma muy en cuenta esta habilidad. El conocimiento del idioma francés se requiere en un 1,5% de los puestos ofertados y el 0,48% demanda un dominio del alemán. Según dijo Stephane Levesque, CEO de ticjob.es, el inglés es muy importante para el empleo TIC, especialmente entre las empresas multinacionales.

En cuanto al resto de habilidades más demandadas entre los perfiles de trabajador para el sector tecnológico, java ocupa el lugar más importante, estando presente en un 39% de las ofertas publicadas en Ticjob.es. Además, el informe indica que “los desarrolladores y especialistas en nuevas tecnologías serán los más requeridos por las empresas y, además de conocimientos de programación y de inglés, hay que añadir una adaptación rápida a las nuevas tareas”.

A estas capacidades se suman el pensamiento crítico, racional y computacional, y también la creatividad. Estas habilidades son clave para avanzar en las estrategias de digitalización en las que interviene la programación, pero también en otros entornos vinculados a las nuevas tecnologías. Por ejemplo, para los ámbitos en los que la automatización y la inteligencia artificial están cambiando el rol de los trabajadores, que deben aportar las cualidades humanas que aún están fuera de las capacidades de la IA.