Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La digitalización hará que un tercio de los trabajos se vuelvan redundantes

  • Puesto de trabajo

trabajo, pc, ordenador

Así lo afirma un reciente estudio de la Open University, que pronostica que hasta 12 millones de empleos podrían cambiar de forma significativa o volverse redundantes para el año 2024, como resultado de la introducción de tecnologías digitales. Esto generará una importante oleada de cambios en muchos sectores, especialmente en las empresas que adopten diferentes formas de automatización.

Las previsiones de este estudio, realizado por la Open University, son que en los próximos cinco años hay una alta probabilidad de que el 37% de los empleos cambie de forma drástica o se convierta en redundante, como resultado de la introducción de las nuevas tecnologías digitales como la automatización. Esto afectaría a unos 12 millones de empleos en todo el mundo, que podrían convertirse en innecesarios, o que requerirían un cambio de enfoque e, incluso, de perfil profesional.

Según este estudio, actualmente el 88% de las organizaciones afirman que se ha producido una brecha de habilidades digitales que está afectando negativamente a la productividad y a sus perspectivas de innovación. Y la mitad cree que esta brecha se ampliará con la adopción de nuevas tecnologías.

Como dijo Jane Dickinson, líder de habilidades digitales en la Open University, “Las tecnologías digitales ya han interrumpido industrias enteras. Sin embargo, a pesar de las claras amenazas a la fuerza laboral y la rentabilidad, muchas organizaciones continúan subestimando la importancia de desarrollar habilidades digitales y, mientras continúan adoptando un enfoque a corto plazo, la escasez solo seguirá creciendo”.

Ante esta situación, los expertos afirman que los trabajadores deben estar prevenidos y deben invertir en su propio aprendizaje para adaptar sus capacidades a los cambios que se van a producir en los roles profesionales, por la proliferación de las nuevas tecnologías en las empresas. Porque estas no están teniendo en cuenta el valor que pueden obtener al invertir en la recapacitación de su plantilla, algo que podría pasarles factura en el futuro cercano.

Porque, aunque el 78% de las empresas consultadas en este estudio cree que ofrecer formación a los trabajadores existentes ayudaría a enfrentarse a las brechas de habilidades a largo plazo, consideran que es más barato contratar a nuevo personal. Eso solo puede resultar en una mayor escasez de talento, que ya está llevando a muchas organizaciones a perder competitividad en un momento en el que la tecnología es clave para seguir en el negocio.

Al mismo tiempo, muchos trabajadores parecen ajenos al riesgo que corren de perder su empleo si no son capaces de reforzar sus habilidades con conocimientos sobre las nuevas tecnologías. Y esto sucede incluso en empresas en las que la transformación digital ya ha introducido grandes cambios en las operaciones y en el espacio de trabajo. Aunque la mitad de los empleados encuestados están dispuestos a mejorar sus capacidades a través de la formación, muchos esperan a que sea la empresa la que les ofrezca esta oportunidad.

Según comentó Dickinson, “Con un futuro incierto que representa un desafío para la fuerza laboral del futuro, es crucial que los empleadores accedan a la riqueza de talento que ya se encuentra dentro de su organización. Al utilizar los presupuestos de capacitación para desarrollar a los trabajadores, incluidos los fondos locales para la capacitación y la recaudación de fondos de aprendizaje, las organizaciones pueden desarrollar las habilidades que necesitan para ser resistentes, flexibles y adaptables frente a los desafíos futuros”.

En este sentido, más del 80% de los líderes de las organizaciones afirman que sería necesario avanzar hacia una cultura de aprendizaje continuo, y muchos afirman que los trabajadores que han recibido formación en estas nuevas disciplinas son más productivos y competitivos, lo que refuerza esta idea. Pero la realidad es que en muchas organizaciones este concepto no está llegando más allá de la idea inicial, y los expertos recomiendan que se pase a la acción antes de que sea tarde.