El sector TIC europeo avanza despacio en la igualdad de género

  • Puesto de trabajo

jovenes-trabajo

Las estadísticas indican que actualmente solo un 30% de los puestos de trabajo del sector TIC dentro de Europa están ocupados por mujeres, lo que supone un atraso importante y una gran pérdida de talento potencial. Los gobiernos, las instituciones de enseñanza y las empresas están desarrollando estrategias para acabar con esta situación, pero aún queda mucho trabajo por hacer y probablemente no se verán resultados hasta dentro de algunos años.

Según las últimas cifras publicadas por Eurostat en su “Libro Blanco de las mujeres en el ámbito tecnológico”, el sector TIC europeo se encuentra en una situación de importante desigualdad de género, ya que solo 3 de cada 10 trabajadores son mujeres. Y, en el caso de España la situación se puede considerar dramática, ya que el porcentaje es de solo el 15,6% del total. Además, este informe pone el foco sobre la problemática que supone este desequilibrio, teniendo en cuenta que en el futuro las habilidades tecnológicas serán imprescindibles para muchos puestos de trabajo.

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

Los últimos estudios del Foro Económico Mundial señalan que este año se producirá un crecimiento del 51% en estos nuevos tipos de empleo, que denominan como “del futuro”, generando una estimación de 6,1 millones de nuevos puestos de trabajo vinculados a las TIC. Pero, mientras tanto, las empresas no están logrando un mayor equilibrio entre hombres y mujeres dentro de su plantilla, ni mucho menos en sus juntas directivas, ya que en determinados sectores apenas hay mujeres en los puestos más altos de la jerarquía.

Todos los indicadores muestran que la desigualdad continúa siendo un problema, ya que la sociedad está perdiendo una fuente de talento vital para mejorar en competitividad, debido a que las habilidades y conocimientos tecnológicos son fundamentales para tener una economía competitiva. Pero todavía existen importantes barreras tradicionales que complican a las mujeres acceder a las profesiones TIC, como el consabido techo de cristal, o las importantes diferencias salariales que se dan, incluso, en ciertos ámbitos académicos.

Esto hace que el talento femenino se desvíe a otros sectores donde perciben más beneficios para su carrera, dejando un hueco importante en las profesiones tecnológicas. Algunos de los representantes más destacados de sectores tecnológicos como el de la ciberseguridad, el software o la TI quieren fomentar el desarrollo y la captación de talento femenino. Por ello, están tratando de impulsar proyectos en este sentido, de forma unilateral y en colaboración con los gobiernos y las instituciones académicas, pero los resultados no se podrán cosechar a corto plazo.

Al mismo tiempo, se está produciendo una sinergia entre ciertas empresas tecnológicas y centros de estudios intermedios y superiores, intentando desarrollar programas de mentoring y fomentando que las jóvenes se dirijan hacia carreras vinculadas a las TIC. Pero, de igual forma, el mercado laboral del sector TIC tardará años en cosechar el beneficio de contar con más mujeres capacitadas.