Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Aplican la inteligencia artificial a la prevención de desastres naturales

  • Seguridad

tierra

La compañía Indra ha comenzado a aplicar la inteligencia artificial a los datos recogidos por satélites y otras tecnologías de monitorización, con el fin de mejorar los tiempos de respuesta ante los desastres naturales. Esto permite activar los protocolos de alerta más rápidamente, lo que podría salvar la vida de muchas personas en casos como terremotos, tsunamis o huracanes.

Desde hace tiempo, la empresa española Indra trabaja en proyectos vinculados a la ciencia de datos y la inteligencia artificial, y se ha convertido en un ejemplo de cómo se pueden usar estas tecnologías en numerosos campos, dentro y fuera de los negocios. Ahora, la compañía apuesta por utilizar esta tecnología en beneficio de la humanidad, especialmente en los países en vías de desarrollo, y aquellos que se ven más afectados por los desastres naturales.

Para ello ha comenzado a colaborar en el proyecto EO4SD (Observación de la Tierra para el Desarrollo Sostenible) de la Agencia Espacial Europea (ESA), aportando su conocimiento, experiencia y tecnología de Big Data y Analytics para dar sentido a los datos recogidos por numerosos satélites de observación y otros sistemas de monitorización de la Tierra.

Esto permite conocer al momento y con mucha más precisión las condiciones que se dan en las regiones monitorizadas, tanto a nivel climático como de riesgos de sufrir desastres naturales de diversa naturaleza. Gracias a ello se puede mejorar mucho el tiempo de respuesta ante catástrofes como terremotos, sequías, inundaciones, Tsunamis o tormentas que pongan en riesgo la vida de la población.

Los esfuerzos para mejorar en este campo han sido muy grandes en los últimos años, pero hasta ahora se han enfrentado a problemas serios, como la poca fiabilidad de la información que llegaba a los servicios de alerta. Ahora, gracias a una nueva generación de sistemas de monitorización, como los satélites Sentinel de la ESA, y a otras tecnologías en tierra, es posible contar con datos más precisos sobre las condiciones reales.

Esta colaboración comenzó el año pasado y ya está dando grandes resultados, lo que ha posicionado a Indra como líder del proyecto DRR (Reducción de Riesgo de Desastres), enmarcado dentro de la iniciativa EO4SD de la ESA, estando al frente de un equipo de trabajo formado por diferentes organizaciones europeas. Este proyecto lanzado en Europa pretende además atraer a los países en vías de desarrollo, que generalmente tienen más dificultades para acceder a este tipo de tecnologías.