Reino Unido creará un cuerpo especial para la lucha cibernética

  • Seguridad

ciberseguridad 5

Los ciberdelincuentes están sofisticando sus estrategias y cada vez es más difícil protegerse de las amenazas cibernéticas, algo que está elevando el nivel de alarma entre los gobiernos europeos. Un ejemplo es Reino Unido, que acaba de anunciar la creación de una fuerza especial parar luchar contra el cibercrimen, que se financiará con pate de los 16.500 millones de libras que destinará a la defensa en los próximos cuatro años.

Recomendados: 

2021, ¿el año de la ciberdefensa? Webinar 

Cambio de enfoque en el departamento de TI para mejorar la seguridad de la empresa Leer 

Stormshield Endpoint Security Leer 

Muchos gobiernos están trabajando para mejorar sus defensas contra las amenazas cibernéticas, en gran parte por el auge de la ciberdelincuencia, pero también para protegerse en el actual escenario de la ciberguerra. Los países europeos también están preocupados por este problema, y ahora Reino Unido acaba de anunciar que creará la Fuerza Cibernética Nacional (NCF), que formará parte de la nueva estrategia de defensa a la que destinará unos fondos de 16.500 millones de libras en los próximos cuatro años.

Esta dotación presupuestaria supone el mayor incremento desde la época de la guerra fría, algo que tiene mucho que ver con sus intenciones de crear este nuevo cuerpo de seguridad dedicado al frente de batalla digital. El objetivo es reforzar las defensas tecnológicas del país para protegerse frente a los ciberdelincuentes, pero también contra sus enemigos en el escenario actual de la ciberguerra, en la que está involucrado casi todo el mundo.

Este anuncio se ha producido después de que el anterior jefe del Centro Nacional de Seguridad Cibernética (NCSC) del Reino Unido instara al gobierno a mejorar las capacidades cibernéticas, ante las crecientes amenazas digitales que afectan al país. En su opinión, dada la situación actual, esta partida de defensa es más crítica que la adquisición de nuevas armas convencionales y, al parecer, así lo ha entendido también el ejecutivo británico.

Según han informado desde el gobierno, el NCF contará con personal de inteligencia, del GCHQ, del Ministerio de Defensa, del Servicio Secreto de Inteligencia (MI6) y del Laboratorio de Ciencia y Tecnología de Defensa (Dstl), que trabajaran bajo un mando unificado para mejorar las capacidades de defensa cibernética del país. Y contará con poderes para llevar a cabo ciertas actividades específicas, como vigilancia de comunicaciones móviles de posible terroristas y monitorizar ciertas actividades en Internet para prevenir delitos graves.

Pero también se encargará de proteger a  nivel digital las infraestructuras tecnológicas del ejército y de las agencias gubernamentales, contribuyendo decisivamente a la defensa nacional a nivel digital. Este es un ejemplo de cómo están evolucionando las estrategias de ciberdefensa nacional dentro del ámbito europeo, algo que también está comenzando a dejarse notar dentro de la Unión, aunque bajo regulaciones diferentes.