Los bancos españoles apuestan por la innovación

  • Seguridad

digitalizacion banca

Según una investigación reciente, el 79% de las instituciones financieras españolas considera la capacidad para innovar como su principal prioridad, por delante de la seguridad o la reducción de costes. Acelerar el cambio a los negocios digitales se ha convertido en fundamental para los líderes bancarios, y para lograrlo aumentarán la inversión en tecnologías como RPA o blockchain, entre otras.

Recomendados: 

Atención pública al ciudadano: hacia una relación de 360 grados Webinar 

Empresas data driven: estrategias de datos para marcar la diferencia Evento

La digitalización del negocio es el camino a seguir en los próximos años para la industria financiera española, algo que está motivando cambios importantes en el sector. Según el estudio Digital Banking Experience 2021 realizado por Sopra Steria y Forrester, para el que han entrevistado a 760 instituciones financieras a nivel mundial (39 españolas), las prioridades de los líderes bancarios han cambiado a raíz de la nueva situación.

El cambio a un modelo de negocio digital proporciona a las entidades financieras españolas una serie de ventajas competitivas que no pueden dejar escapar. Para un 55% es una forma de aumentar la base de clientes y para un 60% de incrementar la participación en un mercado en crecimiento. Además, el 48% considera que las plataformas digitales les permiten mejorar la experiencia del cliente y un 60% considera que les ha permitido incrementar la satisfacción y fidelidad de sus usuarios. Esta percepción coincide con la de la industria a nivel global, que apuesta por la digitalización para acelerar el crecimiento y los ingresos, a la vez que mejorar la satisfacción de los clientes.

En el ámbito español, actualmente un 79% de los líderes bancarios considera que acelerar el cambio al negocio digital y aumentar su capacidad de innovación para mejorar sus productos y servicios es su principal prioridad. El mismo porcentaje considera vital aumentar su participación e influencia en el mercado, y un 82% ofrecer respuestas más rápidas a los desafíos comerciales. Anteriormente la mayoría de líderes financieros se centraba en la reducción de costes, pero ahora entre las entidades españolas solo el 40% sitúa el ahorro como una prioridad moderada o baja.

La investigación también abarca la perspectiva de algunas de las nuevas entidades que han surgido como nativas digitales, cuyas prioridades principales son ligeramente diferentes. El 90% persigue aumentar su participación en el mercado, acelerar la innovación y el negocio digital y mejorar la confianza de los clientes. 

Volviendo al panorama general de los líderes bancarios, las siguientes prioridades ineludibles son la seguridad (74%), el control de riesgos (74%), la apuesta por productos y servicios digitales (73%) y la capacidad de innovación (72%). Esta también es una capacidad importante para los bancos digitales (71%), así como la capacidad de adaptación a los cambios (71%) y la digitalización del negocio (70%).

Según Antonio Peñalver, director general de Sopra Steria España, “para la banca española y global la pandemia ha sido un acelerador de tendencias que ya estaba entre nosotros. No es de extrañar el cambio en las prioridades actuales de los líderes del sector hacia el fomento de la innovación para aprovechar el crecimiento de los nuevos canales digitales por parte de los usuarios de sus servicios”.

De cara al futuro, los investigadores afirman que todas las entidades coinciden en que la seguridad es uno de los mayores desafíos en los ecosistemas y la banca digital. El 48% de los líderes financieros españoles y el 50% de las nuevas empresas de banca digital sitúan la protección de los datos y la ciberseguridad como sus mayores preocupaciones a corto plazo, debido a que perciben grandes riesgos.

Además, un 34% de los ejecutivos de las grandes empresas españolas del sector afirma que sus inversiones durante los próximos años se enfocarán en tecnologías de datos y analítica, en la expansión a nuevos mercados y en el desarrollo de una sólida red de socios. En el caso de la banca digital las inversiones se centrarán en automatizar procesos (70%), aumentar el uso de tecnologías de datos (50%) y en mejorar la explotación de iniciativas Open Banking y APIs (40%).

En otras regiones las inversiones se dirigirán a la mejora de la experiencia de usuario, la eficiencia y la productividad, y los grandes bancos se volcarán en el uso de plataformas digitales con sistemas orientados al cliente (88%), en la expansión a nuevos mercados y regiones (87%) y en la actualización de los sistemas heredados (87%). En el caso de las instituciones bancarias más pequeñas las inversiones se dirigirán a la creación de centros de excelencia de Business Intelligence (93%), al traslado de aplicaciones a la nube (91%) y al uso de nuevas plataformas digitales (89%).

En palabras de Roberto Dubón, director general de Sopra Banking Software Iberia, “ambos tipos de entidades planean aumentar su red de socios. Los bancos tradicionales están adoptando plataformas como Sopra Banking Platform y otros estándares para la banca europea, que les permite tener la flexibilidad que la digitalización exige y ofrecer mejores productos y servicios, mientras que los retadores buscan socios que les ayuden a expandir su propuesta hacia la colaboración con terceros, por ejemplo, los seguros. Del mismo modo, ambos apuestan por la experiencia de usuario (a través de la consultoría o de plataformas como Digital Banking Engagement Platform)”.

Entre la banca tradicional española las tecnologías emergentes que más interés están generando son blockchain y la contabilidad distribuida (90%), e Internet of Things (93%). Los nuevos bancos digitales que operan en el país están enfocándose en RPA (100%), la inteligencia artificial (90%), IoT (90%) y la innovación en ciberseguridad (90%). En términos generales, los grandes bancos que han participado en este estudio a nivel global señalan la seguridad de datos mejorada (88%), la IA (87%) y blockchain (87%) como las tecnologías clave. Y de cara al futuro ven que los mayores desafíos provendrán de IoT (91%), la inteligencia artificial (90%) y la computación cuántica (89%).