La banca española acelera la digitalización apoyándose en la nube

  • Cloud

cloud nube camino

El Banco Santander está adoptando rápidamente las tecnologías cloud para acelerar la transformación digital y brindar servicios más innovadores y personalizados a sus clientes. Actualmente, el 60% de su infraestructura TI está en la nube, con previsiones de llegar al 100% en 2023, un buen ejemplo de cómo los bancos españoles están decididos a adaptarse a la era digital lo antes posible.

Recomendados: 

Por qué las plataformas de edge cloud complementan el enfoque multi-cloud Leer 

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer

Informe mundial de la banca minorista 2020 Leer

Son muchos los motivos por los que los bancos necesitan completar la transformación digital, adoptando nuevos modelos de negocio más interesantes para los clientes. Los usos y costumbres de la población están cambiando rápidamente con las nuevas tecnologías, y los bancos necesitan ofrecer servicios digitales cada vez más personalizados y accesibles. Además, los nuevos modelos digitales como los que proponen las Fintech están acaparando el interés de los consumidores, que prefieren utilizar estas plataformas para muchas transacciones y compras, debido a que son más sencillas de usar, más transparentes, sociales y accesibles.

Ante la nueva realidad de la economía digital, los bancos necesitan dar un paso adelante para adaptarse, y Santander está haciéndolo basándose en las tecnologías de la nube. Esto permite impulsar la experiencia del cliente a través de tecnologías que ofrecen servicios y aplicaciones innovadoras y centradas en el cliente, que además tienen un tiempo de respuesta más óptimo. Como explica Dirk Marzluf, director de operaciones y tecnología de Santander, “Santander está entregando uno de los proyectos de adopción de la nube más rápidos del mundo por parte de una empresa global”.

Actualmente la compañía ya ha migrado el 60% de su infraestructura TI a la nube, y se ha puesto como meta alcanzar el 100% para el año 2023. Con ello quiere convertirse en un banco totalmente digitalizado, capaz de ofrecer servicios digitales en todo el mundo, gracias al apoyo de la tecnología y de los expertos que trabajan en sus sucursales. Por ahora, su gran avance en la transformación digital sitúa a este banco entre los más avanzados de Europa en cuanto a la adopción de la nube, lo que le está permitiendo mejorar mucho sus procesos, acelerar la innovación y mejorar mucho la calidad de sus servicios.

La entidad afirma que, gracias a la nube, ha conseguido acelerar los tiempos de respuesta en los cajeros automáticos de los 10 a 20 segundos a operaciones casi instantáneas, en algunos casos. Y ahora es capaz de proporcionar servicios que antes tardaban días, en tan solo unas horas. Y, basándose en sus nuevas capacidades en la nube, ha lanzado servicios como PagoNxt, una empresa autónoma nativa de la nube creada por Santander que le está permitiendo construir plataformas globales de pago, más rápidas, eficientes y seguras.

Según Marzluf¸ “ayudar al cliente y crear la mejor experiencia del cliente es clave para Santander. Para lograrlo, estamos innovando y trasladando nuestros servicios a las plataformas basadas en la nube más avanzadas”. Explica que su adopción de la nube se encuentra entre las más rápidas del mundo en una empresa global, ya que han sido capaces de trasladar 200 servidores a la nube todos los días hábiles durante los dos últimos años. Y afirma que esto les ha permitido progresar cada día para convertirse en lo que denomina “la mejor plataforma abierta de servicios financieros”.

Para lograr este hito han combinado sus propias capacidades con el apoyo de proveedores externos, lo que les ha permitido ser más innovadores, flexibles, ágiles y rentables, garantizando la protección de datos y activos. Como resultado, además, han creado un entorno moderno y de alto rendimiento para sus desarrolladores de software, lo que está contribuyendo a acelerar la innovación a través de nuevas aplicaciones y fomenta la captación de nuevos talentos. Y, como consecuencia de esta modernización, Santander afirma haber logrado reducir el consumo energético de la infraestructura TI en un 70%, lo que contribuye decisivamente a alcanzar sus objetivos de sostenibilidad de cara al futuro.