Consolidación y convergencia para aprovechar el potencial de SASE

  • Seguridad

seguridad red

Las empresas ven en las soluciones SASE la forma perfecta securizar los nuevos entornos de red altamente diversificados, pero sus expectativas no se corresponden con lo que realmente puede hacer esta tecnología. Para sacar explotar todo el potencial de esta arquitectura se requiere una mayor consolidación y convergencia, así como una mayor compatibilidad con 5G, para cerrar las brechas actuales.

Con la expansión de los entornos de trabajo híbridos, la TI perimetral y otras tendencias tecnológicas que amplían y diversifican las redes empresariales, las organizaciones están cambiando de enfoque en lo que se refiere a la seguridad. Las estrategias tradicionales se muestran ineficaces para proteger estos entornos diversificados, ante lo que ha surgido la arquitectura Secure Access Service Edge (SASE), que integra la infraestructura de redes y seguridad en una plataforma nativa de la nube. Estas soluciones pueden entregarse como servicio, facilitando el cambio a las empresas, pero muchas tienen unas expectativas que no se corresponden con la realidad.

Así lo creen los investigadores de ABI Research, que en un informe publicado recientemente destacan que la convergencia de las redes y la seguridad promete mucho a los clientes, pero todavía hay una gran desalineación entre las percepciones que tienen las empresas sobre esta tecnología acerca de lo que SASE puede hacer, y lo que es capaz de ofrecer actualmente. Destacan que la mayoría de los servicios se encuentran en una etapa temprana de convergencia, y es necesario llevar a cabo una consolidación significativa ante de que SASE pueda entregar todo su valor.

En opinión de Reece Hayden, analista de investigación de conectividad empresarial y computación distribuida y perimetral en ABI Research, “la consolidación y la convergencia son esenciales para impulsar la propuesta de valor y realinear la percepción con la realidad”. Afirma que las tres áreas donde esto se convertirá en fundamental estarán dentro de la red troncal privada, la arquitectura de confianza cero y la visibilidad a través de un panel único.

Para lograrlo en los próximos años los proveedores se centrarán en cerrar las brechas, un camino en el que a corto plazo se intensificará la actividad de fusiones y adquisiciones, se avanzará en el desarrollo orgánico y se buscarán asociaciones estratégicas para extraer el máximo valor. Los investigadores de ABI Research dividen a los proveedores actuales entre los que tienen experiencia en ciberseguridad y los más especializados en las redes. Ambas categorías deberán realizar importantes esfuerzos para adquirir capacidades en el área en la que son más débiles, aunque existen ciertos proveedores que muestran una mayor convergencia y capacidad en los dos campos, como Cato Networks.

En su informe, los expertos señalan que, en base a numerosos factores, a largo plazo los proveedores de servicios gestionados (MSP) serán los mejor posicionados para beneficiarse de SASE. En este sentido, Hayden dice que “el papel de los MSP como asesores de confianza y la prestación de servicios gestionados de extremo a extremo significará que las empresas, especialmente las PYMEs, favorecerán a los MSP después de que se desvanezca el período de dependencia del proveedor”.

Donde más se verá esta tendencia será entre las empresas de telecomunicaciones, que están buscando formas de ofrecer una ventanilla única para gestionar los servicios subyacentes de las redes celulares y los superpuestos, como SASE. Así, los investigadores ven probable que la convergencia entre SASE y 5G muestre importantes sinergias de rendimiento, ya que al trasladar la seguridad al borde de la red los usuarios finales con acceso a conectividad 5G podrán acceder de forma más segura a las aplicaciones. Además, la arquitectura SASE ayudará a cumplir con las expectativas de rendimiento de 5G.

Aunque los expertos creen que no es probable que estas tecnologías puedan integrarse perfectamente, ya que presentan claras diferencias de arquitectura que requerirían la reconstrucción de SASE en base a los estándares de 5G. Por el momento, solo existe una opción de integración completa de SASE con el núcleo de 5G, proporcionada por Exium, pero en el futuro podrían surgir nuevas ofertas de otros proveedores.

En cualquier caso, consideran que el mercado SASE ofrecerá muchas oportunidades en el futuro, un camino en el que deberán superarse ciertas barreras que dificultan la consolidación y la convergencia que requieren los clientes, y que permitirá a los MSP maximizar la propuesta de valor de sus soluciones. Hayden dice que “las PYMEs serán las primeras en adaptarse, ya que su dependencia de las aplicaciones en la nube se presta a esta arquitectura”. Mientras tanto, la adopción entre las grandes empresas será mucho más lenta, ya que, en su opinión, “las restricciones de la nube, los requisitos para la infraestructura de seguridad local y los importantes cuellos de botella en la implementación significan que, en la actualidad, las soluciones no están listas y la propuesta de valor de SASE sigue sin probarse”.

Las perspectivas de ABI Research son que dentro de 3 a 5 años las empresas más grandes comenzarán a adoptar SASE, a medida que las soluciones híbridas de un solo proveedor muestren una mayor convergencia entre proveedores y MSP. En cualquier caso, las oportunidades que ofrece SASE son muy amplias, y a medida que se avance en la convergencia y se realineen las expectativas de las empresas con la realidad, se verá un avance en el mercado al que habrá que estar atento.