Ventajas de la autenticación biométrica frente a las contraseñas tradicionales

  • Seguridad

autenticacion biometrica

Los sistemas de autenticación basados en contraseñas han servido durante mucho tiempo como primera línea de defensa frente a intrusiones no deseadas, pero introducen complejidad para los usuarios y son susceptibles ante el robo de contraseñas y la suplantación de identidad. Para proporcionar un acceso más sencillo, rápido y seguro la industria está comenzando a usar tecnologías de identificación biométrica, que para muchos expertos acabarán sustituyendo completamente a los sistemas basados en claves.

Desde su creación en la década de los ’60, el método de inicio de sesión mediante contraseña se ha convertido en la principal herramienta de control de acceso a la mayoría de sistemas y servicios digitales. Durante muchas décadas, a falta de una solución más sencilla y segura, esta ha sido la forma de acceder a sistemas y a la cuenta de usuario en infinidad de servicios, páginas web y aplicaciones, pero para muchos usuarios resulta complicado gestionar sus credenciales de acceso. Al mismo tiempo, los ciberdelincuentes han desarrollado técnicas cada vez más sofisticadas para robar las credenciales de acceso, lo que hace que la autenticación mediante contraseña esté expuesta a riesgos que pueden convertirla en ineficaz.

En el nuevo contexto digital diferentes industrias están comenzando a utilizar sistemas de autenticación biométrica para proporcionar un método más sencillo, rápido y seguro para iniciar sesión. Y los gobiernos también están ampliando el uso de esta tecnología. En el ámbito del hardware, estas tecnologías han evolucionado lo suficiente como para proporcionar diversos métodos fiables de identificación biométrica en los ordenadores portátiles de corte profesional y en los dispositivos móviles personales, así como en los dispositivos de seguridad física para el control de acceso a instalaciones.

Los desarrolladores de software y los proveedores de servicios digitales y de medios de pago para el comercio electrónico también han hecho su parte, implementando sistemas de autenticación biométrica para el inicio de sesión. Y sectores como la banca y las finanzas están haciendo lo propio en las aplicaciones móviles que usan sus clientes, donde se utiliza tanto para iniciar sesión como para validar las compras, las transferencias y otras operaciones.

En otros entornos la autenticación biométrica consiste en un proceso de confirmación de identidad en el que se comparan los datos del titular de una tarjeta física o un determinado dispositivo con sus datos biométricos. Estos son capturados y almacenados en la tarjeta, y a la hora de validar su identidad se utiliza un sistema biométrico para verificar la identidad del sujeto.

Según el especialista Mike Allen, de Datacenters.com, este modelo de autenticación empleado en muchas empresas se basa en el conocimiento y en la propiedad, lo que proporciona más garantías que una simple clave de acceso. Los datos biométricos pueden ser relativos a los atributos físicos de las personas y/o a su comportamiento, combinando las huellas dactilares, los rasgos faciales o las características únicas del iris con la dinámica de pulsación de teclas, las características de la voz o los movimientos del cursor de un ratón, lo que aporta una seguridad muy superior.

En su artículo, Allen señala una serie de ventajas por las que considera que la autenticación biométrica podría acabar sustituyendo definitivamente a los métodos basados en contraseñas. La primera es que ofrece un nivel mayor de seguridad, ya que n requiere que los usuarios creen, recuerden, guarden, compartan y vuelvan a crear sus contraseñas periódicamente, lo que deja mucho margen para sufrir ataques de phishing. En contraposición, los datos biométricos apenas cambian y son mucho más difíciles de falsificar, sobre todo si se combinan varios.

Otra de las ventajas de la biometría es la mayor conveniencia, ya que actualmente existen numerosos dispositivos equipados con lector de huellas, cámara y micrófono, las tres principales herramientas necesarias para realizar un análisis biométrico. Y, dado que las características físicas no se pueden robar o perder, se elimina el factor humano de riesgo. La facilidad de manejo también es un beneficio que aporta la autenticación biométrica, ya que basta con exponerse al sistema de lectura biométrica para confirmar la identidad de la persona. También facilita el proceso a personas con discapacidad, que pueden optar a distintos métodos de autenticación seguros y fáciles de usar.

Finalmente, Allen destaca que la autenticación biométrica está evolucionando con la llegada de nuevas tecnologías. Actualmente es un complemento cada vez más importante de los sistemas de inicio de sesión en dispositivos y aplicaciones, donde se utiliza cada vez más la estrategia de autenticación multifactor y la infraestructura de clave pública (PKI). Y considera que, con el avance de la inteligencia artificial, los sensores y dispositivos IoT, se logrará una verificación biométrica perfecta, lo que la convierte en la tecnología con más futuro en el ámbito de la autenticación de usuarios.