Digitalización y ciberseguridad en la industria energética

  • Seguridad

petroleo energia

Las empresas del sector energético están progresando en la transformación digital, y se enfrentan a nuevos desafíos por la introducción de las nuevas tecnologías, especialmente en el ámbito de la seguridad cibernética. Para enfrentarse a los peligros inherentes a todo ecosistema digital están aumentando el gasto en soluciones de ciberseguridad, con el fin de proteger tecnologías como los medidores inteligentes y otros dispositivos IoT que forman parte de sus nuevos entornos de TI.

Recomendados: 

Oportunidades de transformación tecnológica para las PYMES Video

Viaje al Cloud en la estrategia de modernización  empresarial Documento

El teletrabajo en España antes, durante y después de la pandemia Informe

Uno de los problemas que acompañan a la transformación digital es el aumento de riesgos de ciberseguridad. Los delincuentes están encontrando un terreno fértil en las nuevas industrias que inician su andadura digital y que generalmente no están bien preparadas para enfrentarse a los riesgos cibernéticos. Un buen ejemplo es el sector energético, que está acelerando la digitalización implementando nuevas infraestructuras, software y dispositivos IoT, como sensores inteligentes para medir el consumo de forma más precisa y granular.

Están realizando un avance considerable en poco tiempo, y precisamente por esto los riesgos de seguridad aumentan exponencialmente. Para mitigarlos, las empresas energéticas están incrementando el gasto en ciberseguridad, pero los expertos consideran que deben hacer más esfuerzos. En el informe ‘Ciberseguridad en petróleo y gas: investigación temática’, los investigadores de GlobalData destacan los esfuerzos que están haciendo las empresas energéticas para enfrentarse a las amenazas de seguridad.

Sus estimaciones son que los ingresos del mercado de seguridad cibernética enfocado a la industria energética podrían alcanzar los 10.000 millones de dólares para el año 2025. Se trata de un gran avance, considerando que el negocio de empresas como las petroleras está en decadencia. En el segundo trimestre de 2020 la demanda de productos derivados del petróleo disminuyó un 15% y los precios cayeron, lo que ha llevado a las empresas a acelerar la digitalización para reducir sus costos, incrementar su rentabilidad y hacer frente a la creciente presión financiera.

Al mismo tiempo, las empresas energéticas están aumentando la inversión en I+D de nuevas tecnologías digitales como la inteligencia artificial, blockchain, computación en la nube, IoT, robótica o realidad virtual y aumentada. Según GlobalData, entre octubre de 2019 y abril de 2021 la publicación de patentes en estos campos entre las empresas del sector ha aumentado un 46%, y desde entonces han continuado apostando por la innovación para seguir progresando.

Francesca Gregory, analista temática en GlobalData, dice que “las compañías de petróleo y gas se están dando cuenta de los beneficios de integrar tecnologías en los flujos de trabajo, y la pandemia, sin duda, desempeña un papel fundamental para impulsar el impulso de la digitalización de la industria”. Pero alerta de que la industria en su conjunto no está preparada para enfrentarse a los riesgos cibernéticos actuales, ya que el aumento de la superficie de ataque a través de nuevos puntos de acceso y dispositivos conectados abre puertas imprevistas a los atacantes.

Gregory señala que “a medida que se desarrolle la tecnología, desde las aplicaciones móviles hasta la nube e IoT, aumentará el nivel de complejidad necesario para que las organizaciones mantengan una postura de conciencia cibernética”. En su opinión, aunque estas empresas están invirtiendo mucho en seguridad, la industria todavía no parece verdaderamente consciente de los riesgos. Un ejemplo es que solo el 20% de las organizaciones más grandes del sector cuentan con un CISO en su junta directiva, una figura fundamental para cualquier empresa digitalizada.

Esto da una muestra de la falta de conocimiento y compromiso real de las empresas energéticas con todas las facetas de la digitalización, entre las que la ciberseguridad es un pilar fundamental. Porque no se trata de simplemente invertir, sino que la organización debe modificar su estrategia y estructura para ampliar el conocimiento de os riesgos y contar con un responsable de ciberseguridad experimentado que pueda guiar a la compañía con seguridad hacia la era digital.