Las plataformas de Movilidad como Servicio se recuperan tras la pandemia

  • Software y Apps

Pamplona. transporte autobuses

El restablecimiento de la normalidad está impulsando de nuevo el uso de plataformas de Movilidad como Servicio (MaaS), especialmente en las zonas urbanas de las ciudades desarrolladas. Las últimas previsiones indican que en los próximos cuatro años se multiplicará por cinco el volumen de desplazamientos que se realizarán a través de estos modelos, un impulso que se logrará gracias a la colaboración entre empresas privadas y servicios de transporte público.

Recomendados: 

Aplicaciones, ¿cómo desarrollo, entrego y gestiono mi software?Webinar

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer 

Durante la última década se ha expandido el ecosistema de Movilidad como Servicio (MaaS), un concepto que se basa en ofrecer soluciones de transporte personalizadas, utilizando todo tipo de medios de transporte. En algunos casos, también implica un modelo de tarificación basado en el horario y las condiciones de tráfico en las vías públicas. Y puede incluir viajes tanto individuales como compartidos, algo que poco a poco ha ido atrayendo clientes, sustituyendo un volumen cada vez mayor de desplazamientos realizados normalmente en vehículos personales.

Para ofrecer todas estas opciones a los clientes se emplean plataformas digitales de MaaS, que se encargan de coordinar todos los elementos y factores que intervienen en el ecosistema, y en los últimos años han surgido diferentes proveedores en todo el mundo. Pero con la pandemia el número de usuarios ha descendido a mínimos históricos, a pesar del optimismo de hace un año, haciendo que el mercado caiga de forma dramática. Ahora que la situación se está controlando, los expertos prevén que el volumen de usuarios volverá a crecer en los próximos años hasta recuperar el ritmo de crecimiento previsto antes de la crisis sanitaria.

La última investigación e Juniper Research sobre este mercado pronostica que este año el número de desplazamientos realizados a través de plataformas de MaaS alcanzará unos 471 millones, y crecerá hasta más de 2.200 millones para el año 2025, un crecimiento del 370% en solo cuatro años. Los investigadores destacan que esto se debe a que muchas personas ven grandes ventajas en un modelo de transporte que le permite, mediante una sola plataforma, determinar la mejor ruta y el precio de acuerdo a las condiciones y la demanda del tráfico en tiempo real.

Pero este crecimiento no se logrará solo por las iniciativas privadas ni por empresas concretas, sino que requerirá la intervención de las administraciones encargadas del transporte público y de las asociaciones público-privadas entre los operadores de transporte y los proveedores de MaaS. Esto no solo ampliará las posibilidades y la información de transporte ofrecidas a los usuarios de MaaS, sino que generará más confianza entre los usuarios, algo clave para el éxito de estas plataformas.

Según los expertos, por el momento el impacto de MaaS se producirá sobre todo en las regiones más desarrolladas, y se espera que para el año 2025 más del 70% de los desplazamientos realizados bajo este modelo se realizarán en Europa y Lejano Oriente, dos regiones en las que el potencial es muy grande. Dos de los principales argumentos que apoyan la expansión de MaaS en estos países son la mejora de la eficiencia en los desplazamientos y la reducción del impacto ambiental generado por el transporte, especialmente en las grandes ciudades.

Adam Wears, autor de esta investigación, explica que, para capitalizar el mercado potencial ahora que se retorna a la normalidad, “los proveedores de soluciones deben buscar maximizar los beneficios de sus servicios, ofreciendo tantas modalidades de transporte como sea posible a través de sus plataformas. Por lo tanto, establecer asociaciones para maximizar el valor de su oferta de MaaS debe considerarse la máxima prioridad”.

Y uno de los argumentos que pueden utilizar para fomentar este tipo de acuerdos con los organismos públicos es precisamente el ahorro de emisiones de CO2, que los expertos estiman en unos 3 millones de toneladas métricas para este año, una cifra que podría crecer hasta unos 14 millones para el año 2025. Aunque para lograrlo es preciso acelerar la transformación de los vehículos más contaminantes, como los autobuses o los taxis, a motores eléctricos. Por ello, Wears recomienda a las instituciones públicas competentes invertir en este proceso de “electrificación” para lograr u transporte público más ecológico.