Aumenta el uso de software de simulación en la industria manufacturera

  • Software y Apps

Fábricas inteligentes

En el camino hacia la digitalización, los fabricantes están adoptando tecnologías innovadoras como el software de simulación, que se utiliza cada vez más en industrias como la aeroespacial o la automotriz. En la próxima década el gasto de la industria manufacturera en esta tecnología va a seguir aumentando, ayudando a mejorar la calidad de los productos, y la precisión y eficiencia en los procesos de producción.

La industria manufacturera está abandonando los métodos tradicionales de prototipado que empleaban para visualizar el diseño de sus nuevos productos y probar su funcionamiento. En lugar de este sistema, lento, costoso y de precisión limitada, los fabricantes están comenzando a utilizar software de simulación, que les proporciona numerosas ventajas. Aunque el uso de esta tecnología tan avanzada requiere otros cambios en la organización, y una inversión adicional para implementarla, lo que su adopción está siendo relativamente lenta.

Pero en la próxima década se espera que las empresas manufactureras aceleren el uso de software de simulación, que les permite mejorar los procesos de diseño y fabricación de sus productos, reduciendo los grandes costes que generan los errores de concepto y en la cadena de producción. Además, lo utilizan cada vez más para probar el impacto que puede tener la instalación de nuevos componentes en las propias líneas de fabricación. Los investigadores de ABI Research prevén que el gasto de los fabricantes en software de simulación va a crecer a una CAGR del 7,1% en la próxima década, pudiendo superar los 2.600 millones de dólares para el año 2030.

En su informe explican que las industrias que más contribuirán a este mercado serán la aeroespacial, la automotriz, la de maquinaria pesada y la de bienes de consumo empaquetados. Según Michael Larner, analista principal del sector industrial y de fabricación, en ABI Research, “el software de simulación proporciona más flexibilidad al permitir que los fabricantes examinen cómo, por ejemplo, los componentes de aviones y automóviles responden al calor y la vibración, o cómo optimizar el diseño de una placa de circuito impreso en un dispositivo electrónico”.

Además, explica que los fabricantes están cambiando de un modelo de producción por lotes a la fabricación continua, y necesitan adquirir la capacidad de anticipar y mitigar los cuellos de botella que se producen al introducir cambios en las fábricas. Larner comenta que las soluciones de software de simulación de proveedores como Siemens, Dassault Systèmes o Hexagon están ganando presencia en el sector manufacturero, ayudando a los fabricantes a producir mejores productos, y también está aplicándose a nuevas áreas, que van desde el diseño de las fábricas, y está siendo usado por personal de diferentes disciplinas, desde los gerentes de planta a los ingenieros de sistemas y los propios equipos de mantenimiento.

Aunque esta tecnología tiene mucho futuro, este mercado se enfrenta a varias dificultades que lastrarán su expansión. Según Larner, existe una cultura de resistencia al cambio muy arraigada dentro de muchas fábricas, por lo que los proveedores necesitan abordar la falta de confianza en los beneficios que proporciona la tecnología de simulación. Cree que “los proveedores también deberán trabajar con sus clientes para comprender los parámetros de rendimiento y las compensaciones aceptables en diferentes verticales, para que los hallazgos se basen en la realidad y los usuarios confíen en los resultados”.