El metro de Moscú usará reconocimiento facial para facilitar el pago de billetes

  • Software y Apps

Moscu Rusia

Los responsables de la red de metro de Moscú han anunciado el lanzamiento de Face Pay, un sistema que emplea reconocimiento facial para facilitar el pago de los títulos de transporte. Esta tecnología ya se ha implementado en 240 estaciones de transporte, proporcionando a los viajeros una forma de pagar automáticamente sin necesidad de llevar efectivo o tarjeta, aunque están surgiendo voces críticas por los riesgos para la privacidad.

Recomendados: 

CUSTOMER EXPERIENCE:
Territorio digital
 Leer

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer 

La tecnología de reconocimiento facial se usa para muchas aplicaciones útiles, y en los últimos tiempos se ha planteado la posibilidad de utilizar este medio para facilitar la identificación y el pago en sectores como el comercio minorista o el transporte. Pero esto implica que las personas deben ceder datos muy sensibles a terceras partes, tanto los relativos a su persona como los financieros, y esto requiere un ecosistema seguro que genere confianza en los usuarios, por lo que los proyectos en este sentido en Europa avanzan con mucha cautela.

Pero en Rusia la perspectiva de las autoridades es otra y el Metro de Moscú acaba de lanzar un sistema de reconocimiento facial que permite a los viajeros pagar automáticamente los billetes. Esta plataforma, denominada Face Pay, se ha instalado en 240 estaciones de metro de la capital rusa y, como explica en un reciente tweet Sergey Sobyanin, alcalde de Moscú, “hora todos los pasajeros podrán pagar el viaje sin sacar su teléfono, tarjeta de metro bancaria”.

Para activar este método de pago los usuarios deben vincular su foto, su tarjeta bancaria y de metro al sistema, empleando una aplicación móvil, y para usarlo solo necesitarán mirar a una cámara al pasar por los torniquetes. Por ahora se trata de un sistema de uso voluntario, y se han mantenido el resto de formas de pago, pero los creadores de Face Pay esperan que en los próximos tres años hasta un 15% use este sistema para moverse por la red de metro.

Esta es la primera ciudad en la que se implementa un sistema como este, y está generando reacciones muy diversas. La idea es buena y no es exclusiva de Moscú, ya que los sistemas de transporte local, nacional e internacional de otros países están valorando la posibilidad de usar el reconocimiento facial. Pero la confiabilidad supone una barrera importante, ya que por ahora la mayor parte de los usuarios no confían en un sistema automatizado sobre el que no tienen control.

Y los riesgos para la privacidad suponen otra barrera importante para que el reconocimiento facial sea aceptado, especialmente en regiones como Europa, donde las regulaciones son muy estrictas y los ciudadanos están cada vez más concienciados sobre sus derechos de privacidad. En el caso del metro de Moscú, los creadores de la plataforma aseguran que los datos están totalmente protegidos mediante un sistema de encriptación segura, y se almacenan en centros de datos que solo son accesibles por el Ministerio del Interior.