Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Tendencias tecnológicas en gestión empresarial para la era post-COVID

  • Transformación Digital

NFON teletrabajo

La revolución que se ha generado en las empresas a raíz de la crisis sanitaria está afectando a muchos niveles, modificando completamente la forma de trabajar y de gestionar las empresas. Según un reciente estudio, esto está llevando a un incremento del gasto en servicios de Internet y teletrabajo, y a un aumento de los recursos de TI para garantizar las operaciones en momentos de crisis.

Aunque lo peor de la pandemia parece haber pasado en muchas regiones, las empresas han realizado un cambio de rumbo radical en lo que se refiere a la gestión empresarial, y es poco probable que vuelvan atrás. Desde que se decretó el confinamiento las organizaciones han aumentado considerablemente la provisión de recursos de TI y el gasto en tecnologías para implementar el trabajo remoto, las comunicaciones y la colaboración a través de Internet.

Esta ha sido la respuesta natural a la situación generada por el distanciamiento social y las restricciones impuestas por los gobiernos, que además ha propiciado un cambio cultural que probablemente se mantendrá en el futuro. Como explican en su último informe los expertos de la startup Fintech Pleo, a partir de la “nueva normalidad” el campo de la gestión empresarial estará fuertemente influido por cinco tendencias principales.

La primera es, claramente, la sustitución de los presencial por lo virtual. Por un lado, las empresas recurrirán al trabajo remoto para mantener las condiciones de seguridad para sus empleados y evitar contagios. Y, por esta misma razón, las reuniones y eventos se celebrarán cada vez más en formato virtual. Estos dos cambios permitirán derivar el gasto que tradicionalmente se destinaba a transportes, alojamientos y todo lo necesario para el trabajo presencial de la totalidad de la plantilla, a las herramientas de comunicaciones online, trabajo colaborativo y resiliencia de TI.

Además, los expertos señalan que van a aumentar los gastos gestionados por lo empleados, debido a que las necesidades de teletrabajo harán que las empresas deban costear el gasto de conexión remota, tanto de teléfono como de Internet. Y, cada vez más, los empleados se encargarán des gestionar estos gastos, así como las partidas destinadas al material de oficina, que estará ubicado en las oficinas domésticas.

La siguiente tendencia que influirá decisivamente en la transformación de los modelos de gestión empresarial es la mayor apuesta por soluciones tecnológicas de gestión empresarial. Y esto derivará en un incremento del 34% en el gasto en software, y de un 8% en dispositivos informáticos. Por otro lado, las organizaciones están modificando sus políticas de captación y retención del talento, dando más importancia a los perfiles STEM, ya que la falta de habilidades tecnológicas se ha convertido en un problema grave.

Finalmente, la investigación de Pleo revela cómo está cambiando el modelo de trabajo de las empresas, apostando por una mayor flexibilidad de horarios y muchas por un elevado porcentaje de teletrabajo, al menos durante el tiempo que tarde en garantizarse el control de la enfermedad. Y esto podría convertirse en el cambio más radical de todos, ya que la flexibilidad proporciona mucha más calidad de vida a los empleados, y fomenta una cultura empresarial completamente diferente, pero con potencial de ser mejor que las tradicionales. Todas estas tendencias tendrán un papel clave en el campo de la gestión empresarial de cara al futuro, y los expertos afirman que impulsarán la venta de nuevas tecnologías de comunicaciones, colaboración, automatización y, en definitiva, de gestión empresarial inteligente.

En su conclusión, Aiyana Moorhead, Country Manager para España de Pleo, señala que “la pandemia de la COVID-19, además de sus innegables efectos económicos y sociales, también ha calado en la cultura corporativa y en la filosofía de trabajo de las compañías. Durante estos meses, las compañías han adoptado nuevos modelos de trabajo, procesos de transformación y evolución digital para poder responder a una realidad que llegó sin previo aviso. Estos cambios han traído consigo consecuencias positivas, que dibujarán el nuevo futuro del trabajo”.