Nueva tecnología para crear enjambres inteligentes de drones en el ámbito europeo

  • Transformación Digital

LISS_DRON

Una empresa española ha creado una innovadora tecnología, denominada LISS, que permitirá construir el primer enjambre de drones europeo dotado de inteligencia individual y grupal. Esto sentará las bases para un futuro ecosistema europeo de drones autónomos que se podrán usar en numerosos campos, desde vigilancia y seguridad a trabajos agrícolas o transporte de mercancías.

Recomendados: 

IT Trends 2021. La TI salva el negocio Webinar

COVID-19, ¿cuánto y cómo ha influido en las estrategias de TI? Leer 

La empresa española Escribano Mechanical & Engineering ha desarrollado la tecnología Long Range Intelligent Security System (LISS), un novedoso sistema pensado para construir un ecosistema de drones inteligente en el marco de la Comunidad Europea. Esta tecnología permitirá llevar a cabo con seguridad y fiabilidad todo tipo de operaciones con drones de forma autónoma, con aplicaciones como la vigilancia marítima y terrestre, monitorización de incendios, localización de personas desaparecidas, detección de plagas en cosechas e, incluso, transporte de mercancías.

Gracias a LISS, se podrán construir enjambres heterogéneos de drones capaces de realizar estos trabajos de forma autónoma, con total seguridad, que serían controlados a través de una única plataforma. Según explican en su anuncio, este sistema será capaz de operar diferentes tipos de UAVs, con distintas tecnologías auxiliares de monitorización y operación, lo que habilita la realización de tareas complejas de forma automática o bajo el control de los técnicos.

También es capaz de tomar decisiones automáticamente en relación a los entornos reales, mediante un sistema deliberativo que habilita la colaboración segura con sistemas y vehículos pilotados por personas, tanto en tierra como en el aire y el mar. Lo que diferencia a LISS de las tecnologías actuales es su capacidad para determinar por sí mismo las mejores decisiones operativas a tomar en un entorno real, con el objetivo de cumplir la misión asignada. Y se logra dotando a cada dron de su propia inteligencia, de forma que pueden operar bajo el mismo criterio, aunque no se encuentren conectados al sistema.

Durante la misión, cada dron puede tener encomendada una tarea diferente, pero actúan en conjunto para llevar a cabo misiones complejas. Y sus creadores afirman que su inteligencia llega hasta el puto de que, si un dron se avería, el resto del enjambre se reorganiza de forma automática para asumir su carga de trabajo y completar la tarea. Esto es vital para llevar a cabo trabajos complejos, como operaciones de salvamento en casos como desastres naturales o naufragios, donde las personas tienen dificultades para realizar el trabajo o se ven sometida a riesgos excesivos. Esta iniciativa se suma a otras que se están desarrollando en el ámbito europeo, y que habilitarán nuevos modelos de negocio con una gran proyección para el futuro.