Los pasaportes electrónicos no volverán a emitirse normalmente hasta 2024

  • Transformación Digital

viaje negocios

Según los expertos, a causa de la pandemia la emisión y utilización de pasaportes electrónicos se contrajeron el año pasado, y prevén que no volverán a niveles normales hasta el año 2024. Esto pone trabas al progreso de los nuevos sistemas de identificación digital, que las autoridades de muchos países querían implementar para mejorar la seguridad en sus fronteras.

Recomendados: 

IT Trends 2021. La TI salva el negocio Webinar

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer

Guía para implementar una CDN moderna Leer 

El año pasado la pandemia tuvo un impacto muy negativo en la emisión de pasaportes electrónicos, una tecnología que pretendía expandirse rápidamente para facilitar la identificación en los viajes transfronterizos y garantizar la seguridad. Pero el turismo se redujo a la mínima expresión y la mayoría de empresas dejaron de realizar viajes de negocios, salvo para lo más imprescindible. Como consecuencia de ello, la emisión de pasaportes electrónicos se redujo un 39% interanual entre 2019 y 2020, pasando de 192 a 116,2 millones, según una reciente investigación de ABI Research.

Los expertos atribuyen esta fuerte caída al cierre de fronteras, las restricciones en los viajes internacionales y a los cierres de centros de personalización y registro de credenciales. Según Sam Gazeley, analista de seguridad digital de ABI Research, “no es sorprendente que, de todos los tipos de credenciales, el mercado de pasaportes electrónicos haya sido el más afectado de manera significativa por la pandemia de COVID-19”.

Explica que “los niveles de envío de pasaportes electrónicos en países con muchos pasaportes, como Estados Unidos y China, disminuyeron en más del 40% año a año. Sin embargo, también es importante tener en cuenta que los programas de identificación nacional inteligente en todo el mundo han experimentado aplazamientos significativos. Los proyectos previstos de Filipinas, Kenia y Nigeria, por ejemplo, ahora no se espera que comiencen hasta finales de 2021 o principios de 2022”.

Lo mismo sucede en los países de nuestro entorno donde, a pesar de estar más avanzados, todavía queda mucho trabajo por hacer para implementar siquiera los nuevos formatos de DNI electrónico, y mucho más para los pasaportes electrónicos. Y en el caso de las licencias de conducir inteligentes, esta investigación revela que en general cayeron de 57 a 56 millones de unidades a causa de la pandemia.

Gazeley comenta que “Brasil verá el lanzamiento de licencias de conducir móviles en 2022, pero esto seguirá siendo un complemento de la credencial física. La emisión de e-ID mostró una disminución interanual del 11,6% entre 2019 y 2020, cayendo a 275 millones de unidades. Los proyectos que ya han comenzado a emitirse, como los de Turquía, Italia y Bangladesh, seguirán emitiendo, pero a volúmenes reducidos.

En el caso de los pasaportes electrónicos, el progreso de esta innovación estará ligado al de la pandemia, ya que parece haber menos prisa por digitalizar los sistemas de identificación a nivel global, y hasta que no se recuperen niveles de turismo razonables los países no seguirán gastando en esta tecnología más de lo necesario. Gazeley dice que “las importantes restricciones de viaje y el cierre de fronteras han limitado los casos de uso del pasaporte a una forma de identificación dentro del país. Para los países que ya utilizan otra credencial, como una identificación nacional y una licencia de conducir, como formato de identificación principal, el pasaporte está luchando por encontrar tracción, especialmente en lo que se refiere a las tasas de reemplazo, debido a un alto costo para el usuario final”.

Además, explica que “los ciudadanos que han optado por renovar sus pasaportes a lo largo de 2020 sufrieron retrasos significativos en la emisión de credenciales, debido al cierre de los centros de inscripción y personalización”. En el contexto de la pandemia, muchos gobiernos han impedido el acceso físico a ciertas oficinas consideradas como menos esenciales, con el fin de evitar la propagación de la enfermedad. Y concluye que “como tal, las renovaciones de pasaportes experimentarán un retraso porque los centros de personalización emitirán pasaportes solicitados previamente antes de emitir reemplazos más nuevos una vez que los cierres comiencen a levantarse por completo”.