Estados Unidos lanza más estímulos económicos para la industria de chips

  • Transformación Digital

Fabrica_Memoria_Procesador_Intel_Semiconductor

La crisis de semiconductores solo se resolverá ampliando la capacidad de fabricación, y Estados Unidos quiere aprovechar esta situación para potenciar su propia industria, impulsando la construcción de fábricas en el país. Para ello, se acaba de anunciar una nueva financiación de 52.000 millones de dólares, que se utilizará para reforzar el sector, lo que se traduciría en unas 7 a 10 nuevas fábricas de semiconductores.

Recomendados: 

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer 

Guía para implementar una CDN moderna Leer 

En el futuro la industria de semiconductores tendrá mucho más peso en la economía mundial, ya que las tecnologías informáticas están expandiendo su presencia en casi todos los sectores económicos, desde el primario al de servicios. Los circuitos integrados y otros semiconductores son fundamentales para esta tecnología, pero la capacidad de producción mundial está demostrando ser insuficiente para las necesidades del futuro inmediato. Esto ha llevado a una grave escasez de chips que está obligando a actuar a los gobiernos de las principales potencias.

Estados Unidos es uno de los países que más interés tiene en potenciar su industria, ya que, tras ser los líderes mundiales en categorías clave como los procesadores, las empresas de otros países asiáticos le han quitado protagonismo, y ahora el gobierno quiere revertir la situación. En los últimos meses, la nueva administración Biden ha presentado varios programas de apoyo y estímulo para reforzar su industria de semiconductores, y ahora han dado un paso más en la misma dirección, enfocándose en la construcción de nuevas fábricas.

En un comunicado reciente, la secretaria de Comercio de Estados Unidos, Gina Raimondo, ha explicado que se destinará un capital federal de 52.000 millones de dólares para estimular la fabricación de semiconductores en el país. Pero esta cantidad es solo un incentivo para estimular el gasto privado de la propia industria, que en conjunto podría representar una inversión de más de 150.000 millones de dólares.

En una entrevista ofrecida a Reuters, Raimondo afirma que solo necesitan el dinero federal para desbloquear el capital privado. Y señala que “podrían ser siete, podrían ser ocho, podrían ser nueve, podrían ser 10 nuevas fábricas en Estados Unidos para cuando terminemos”. Esto beneficiará a importantes empresas del país como Micron o GlobalFoundries, entre otras, que podrán aprovecharse de los fondos destinados inicialmente por el gobierno.

De ellos, 39.000 millones se destinarán a incentivos a la producción y a los proyectos de investigación y desarrollo, mientras que otros 10.500 millones serán para el Centro Nacional de Tecnología de Semiconductores, el Programa Nacional de Fabricación Avanzada de Empaquetados y otros programas de I+D. Aunque este plan puede experimentar cambios en el futuro, dependiendo de cómo reaccionen las empresas de la industria estadounidense, las autoridades están mostrándose más firmes que nunca en su intención de reforzar el sector, lo que podría traer importantes cambios en la industria tecnológica.