El riesgo de fraude obligará a imponer medidas para proteger los activos digitales

  • Blockchain

seguridad amenazas criptodivisas

A media que las criptomonedas expanden sus áreas de influencia y los bancos lanzan sus propios activos digitales está aumentando peligrosamente el riesgo de sufrir fraude. Los ciberdelincuentes han puesto el foco en estas plataformas y los expertos alertan de que es fundamental implementar medidas contra el fraude para evitar robos de criptoactivos como los que se han conocido recientemente.

Las criptomonedas han despertado en interés de las entidades financieras, que ven un importante potencial de negocio de cara al futuro, pero también de los ciberdelincuentes, que están poniendo el foco en las plataformas de intercambio de criptomonedas, y ya se han dado casos graves de robo. Los investigadores de GlobalData destacan en un artículo reciente el suceso que afectó a Indexed Finance, que según se ha dado a conocer todavía está tratando de recuperar los 16 millones de dólares que perdió a consecuencia de un elaborado hack de préstamo rápido el pasado octubre.

Según Chris Dinga, analista de pagos de GlobalData, “Indexed Finance no estaba solo, según HedgewithCrypto y CryptoSec, los piratas informáticos lograron robar más de 2.000 millones de dólares de los intercambios de criptomonedas y las plataformas DeFi en 2021, y poco más de 1.500 millones solo en la primera mitad de 2022”. Y destaca que los hackeos de criptomonedas son una amenaza tanto para el sector blockchain como para el resto de la economía.

Por el momento, este tipo de ataques está dirigiéndose sobre todo a los comercializadores de criptomonedas, pero a medida que grandes actores económicos como Visa o Mastercard integran este tipo de activos en sus plataformas, el riesgo de que sufran este tipo de hackeos está creciendo. Y el impacto de violar la seguridad de firmas tan consolidadas como estas podría poner en serio riesgo la economía mundial, teniendo en cuenta el gran alcance de estas empresas.

En su informe, Dinga señala que “aunque se construyen para diferentes propósitos, tanto las criptomonedas como las monedas digitales del banco central (CBDC) se basan en la tecnología blockchain”. Por ello, los países que están trabajando en introducir sus propias CBDC deben asegurarse de implementar soluciones efectivas contra el fraude en estos entornos. Y dice que “las CBDC eventualmente podrían reemplazar la moneda fiduciaria, sin embargo, se producirán manipulaciones y ataques a menos que se solucionen las fallas de la infraestructura”.