Tendencias de infraestructura para 2021

  • Infraestructura

Infraestructura

Las organizaciones están acelerando la innovación y la digitalización para afrontar un futuro en el que la resiliencia se muestra más importante que nunca, como se ha demostrado durante lo peor de la pandemia. Para entender cómo está cambiando el panorama de las tecnologías de la información, los expertos del Uptime Institute destacan cinco tendencias para 2021 que no se podían anticipar el año pasado.

Recomendados: 

Cómo abordar la complejidad de un programa de Gestión de Identidades y Gobernanza Leer 

Gestión de identidades en la Educación Superior Leer 

Si hay una circunstancia que va a marcar el devenir de la economía el año próximo es la recesión económica, que obligará a las organizaciones a contener el gasto en muchas áreas, pero en el campo de la tecnología necesitarán equilibrar la contención del gasto con la necesidad de evolucionar y mejorar su resiliencia y sus resultados comerciales, cada vez más vinculados a los modelos de negocio digital.

En general, los expertos del Uptime Institute destacan que las empresas están subcontratando cada vez más la capacidad de TI que necesitan, convirtiendo buena parte del gasto de capital que tradicionalmente destinan a TI en gasto operativo. Mientras tanto, las autoridades están viendo que es necesario regular y vigilar mejor al sector tecnológico, ya que las infraestructuras y servicios TI se han convertido en capacidades críticas que deben ser protegidas y controladas para superar cualquier tipo de crisis.

Además, destacan cinco tendencias en el campo de las infraestructuras TI que cobrarán peso el año que viene, pero cuya importancia actual no se anticipaba hace un año. La primera tiene que ver con la responsabilidad de las organizaciones a nivel medioambiental, ya que la inversión en la nube y en los centros de datos locales, especialmente a través de la TI híbrida, continuará en 2021, y tendrá un impacto en la huella de carbono del que las empresas deberán responsabilizarse.

La segunda es la adopción de nuevas tecnologías de automatización inteligente en los centros de datos, que contribuirán a que las empresas de la industria y los clientes a los que dan servicios puedan seguir operando, aunque se produzcan situaciones que dificulten la asistencia de los trabajadores a los centros de datos. Además, permite nuevos niveles de administración remota de los recursos, aunque todavía falta algún tiempo para que los centros de datos puedan funcionar sin personal humano.

La tercera tendencia que identifican los expertos del Uptime institute, que es una rápida adopción de la computación en el borde, sí era más fácil de anticipar, pero ahora afirman que su calado podría ser mucho más profundo de lo esperado hace un año. La importancia de contar con capacidades de TI en la periferia va a impulsar nuevas alianzas en diferentes industrias tecnológicas, desde los proveedores de la nube y los centros de datos a las telecomunicaciones y los servicios de outsourcing tecnológico, que se volcarán en ofrecer nuevas capacidades e infraestructuras en el borde, no solo para las grandes empresas, sino para las PYMEs de muchos sectores.

En cuarta posición sitúan la tendencia de las empresas hacia la sostenibilidad y la transparencia, cuestiones que van ganando peso para los operadores de centros de datos y para las empresas que cuentan con una importante huella de TI. Además, las autoridades están estableciendo regulaciones más estrictas y mecanismos de control. Finalmente, los expertos creen que el campo de la TI empresarial y de centros de datos van a dejar a un lado su tradicional cautela a la hora de adoptar nuevas tecnologías, ya que la situación actual requiere ser más innovadores para superar las dificultades que vendrán el año que viene y obtener ventajas competitivas. Las tecnologías que se propagarán más de lo previsto en estos entornos serán las de memoria de clase de almacenamiento, la de fotónica de silicio, los servidores basados en plataformas ARM y los sistemas de energía definidos por software.