El mercado de computación perimetral comenzará a expandirse este año

  • Infraestructura

edge computing

A medida que las empresas evolucionan en sus estrategias de transformación digital surgen nuevas necesidades tecnológicas que no siempre se pueden satisfacer a través de la infraestructura tradicional. Sectores como el comercio minorista, el transporte, las telecomunicaciones o la manufactura demandan soluciones adaptadas a sus necesidades, que les permitan adoptar nuevas tendencias como la automatización, y para los expertos la clave está en la computación Edge.

Recomendados: 

Cómo abordar la complejidad de un programa de Gestión de Identidades y Gobernanza Leer 

Gestión de identidades en la Educación Superior Leer 

Una de las innovaciones más disruptivas en el campo de la infraestructura TI es la llegada del concepto de Edge computing, que traslada ciertas capacidades de computación y almacenamiento de datos más cerca de los usuarios finales. Esta idea se ha podido materializar gracias a los grandes avances que se han dado en la ingeniería informática, tanto a nivel de hardware como de software, que ahora permiten tener centros de datos de tamaños muy compactos en ubicaciones de todo tipo, tanto en exteriores como dentro de casi cualquier instalación.

Estas infraestructuras, cuya mínima expresión son los conocidos como micro centros de datos, proporcionan capacidades muy avanzadas en un factor de forma ultracompacto, que permite desplegar redes de TI mucho más diversificadas, capaces de soportar cargas de trabajo cada vez mayores. Un ejemplo son las infraestructuras diseñadas especialmente para la automatización de fábricas, capaces de gestionar los datos de grandes despliegues de dispositivos conectados (IIoT), como maquinaria, robots móviles y colaborativos, realidad virtual y aumentada, y un sinfín de innovaciones que se están propagando por diversos sectores.

Un ejemplo de la expansión que está produciéndose en el mercado de computación perimetral es que en los últimos trimestres los principales fabricantes han incrementado los lanzamientos de productos específicamente diseñados para el Edge Computing. En parte, esto responde a la llegada de las nuevas redes 5G, que requieren una arquitectura de TI más diversificada, y los centros de datos Edge son ideales para este cometido. A través de estas instalaciones es posible extender las redes con gran eficacia sin incurrir en costes excesivos de adquisición, instalación y mantenimiento.

En sus últimas investigaciones, el Uptime Institute ha constatado que el inicialmente lento progreso de la computación perimetral llevó a los fabricantes a frenar el desarrollo y lanzamiento de nuevos productos, ya que sus propios inversores no estaban muy convencidos. Pero esto solo ha supuesto una ligera desaceleración en un progreso que se va a producir, sin lugar a dudas. Para los expertos, a media que se van expandiendo los casos de uso comerciales de IoT, inteligencia artificial en el borde, 5G, realidad virtual y aumentada y otras aplicaciones que exigen la menor latencia posible, la computación Edge se va a consolidar como la solución más obvia.

Aunque en 2020 se ha estimulado mucho la digitalización para afrontar la crisis, anticipan que este año el mercado solo crecerá ligeramente, y no esperan que se produzca una verdadera explosión del Edge computing hasta algo más tarde. En cualquier caso, el crecimiento constante de datos y los planes de transformación empresarial basados en un ecosistema tecnológico más diversificado apoyarán el crecimiento de la computación perimetral.