Las ciudades inteligentes incrementan la demanda de módulos eSIM

  • Infraestructura

5G

El mercado de módulos eSIM para la conectividad de dispositivos a redes celulares está creciendo, animado por el despliegue de dispositivos IoT al aire libre, como en las ciudades inteligentes. Se espera que los envíos se dupliquen entre 2020 y 2025, alcanzando unos 822 millones de unidades, y en este tiempo los envíos para clientes del sector público aumentarán en un 500%.

Recomendados: 

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer 

Asegurando la calidad del dato con Data Quality Leer 

Las ciudades inteligentes requieren una vasta flota de dispositivos conectados que transmiten todo tipo de información, desde datos atmosféricos provenientes de sensores a imágenes de cámaras e información de todo tipo de dispositivos y plataformas vinculadas a los servicios públicos y la gestión urbana. Para enviar toda esta ingente cantidad de datos a los sistemas más centralizados que conforman el corazón de una Smart City se emplean diferentes tecnologías de red, tanto cableadas como inalámbricas. Y en muchos casos la mejor solución está en las redes celulares, que permiten conectar dispositivos remotos con facilidad.

Con la llegada de 5G esta modalidad de red inalámbrica va a cobrar especial relevancia, dotando de conectividad a dispositivos que requieren un gran ancho de banda, como las cámaras de vídeo que vigilan las carreteras, los semáforos y ciertos espacios públicos. Esto ha llevado a los gestores de ciudades inteligentes a elevar la demanda de tecnologías dotadas de conectividad celular, aunque por el momento las categorías principales pertenecen a estándares anteriores o centrados en la transmisión de baja potencia, ya que muchos dispositivos IoT no requieren gran velocidad, pero sí conectividad desde lugares remotos.

Esta demanda se está trasladando a otros niveles de la cadena de suministro, como es el mercado de módulos eSIM, que en los próximos años recibirá un volumen cada vez mayor de pedidos destinados a productos para ciudades inteligentes. Según las estimaciones de Juniper Research, el mercado global de módulos eSIM va a crecer un 90% entre 2020 y 2025, pasando de 430 millones de unidades enviadas a una estimación de 822 millones. Y, en este tiempo, se espera que los envíos de sensores habilitados con eSIM para el sector público aumentarán un 500%.

Los expertos anticipan que para final de este período los sensores inteligentes destinados al alumbrado público representarán el 88% de todos los envíos para el sector público. Esta categoría será la más importante en términos de volumen, ya que se requieren muchas conexiones para gestionar el alumbrado de forma precisa, pero se tata de módulos de baja potencia que no requieren una tecnología tan desarrollada como la que proporciona 5G.

Pero esta nueva generación de redes va a ir ganando presencia en el mercado destinado a las ciudades inteligentes, a medida que sus responsables vayan sustituyendo las conexiones a través de cable por conexiones inalámbricas individuales, que no dependerán de tener un nodo cercano con su propio router, switch, cable, etc.

El informe de Juniper Research muestra que el principal mercado en este período será Estados Unidos, que representará por sí solo el 30% de todos los envíos mundiales para 2025. Esto se debe a que es el país en el que más están progresando los proyectos de digitalización, automatización y gestión inteligente de las ciudades, y esta posición predominante se mantendrá en estos años gracias al despliegue de 5G. Lo mismo sucederá en otras regiones desarrolladas, como Europa Occidental y ciertos países de Asia, donde también se espera un rápido progreso de 5G.

Scarlett Woodford, autora de este trabajo, explica que “para respaldar las iniciativas de ciudades inteligentes, los proveedores de eSIM deben invertir en el desarrollo de factores de forma habilitados para 5G. Al combinar la conectividad de red flexible con una transmisión de alto ancho de banda y una latencia reducida, los módulos con capacidad 5G permitirán a las autoridades locales monitorear los sensores conectados en tiempo real y asignar los recursos en consecuencia”.