Nuevo supercomputador británico para impulsar la investigación distribuida

  • Infraestructura

Atos BullSequana_Supercomputador_AEMET_2

La Universidad de Edimburgo está preparando un nuevo superordenador que proporcionará más recursos para acelerar los servicios de Investigación Distribuida mediante Computación Avanzada (DiRAC). Con esta máquina obtendrán la potencia de cálculo necesaria para escalar los proyectos de sus usuarios en campos como la investigación sobre física de partículas, astronomía, cosmología o física nuclear, entre otros.

Recomendados: 

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer 

Guía para implementar una CDN moderna Leer 

Para abordar los retos de la investigación científica de máximo nivel las universidades y laboratorios especializados necesitan la ayuda de grandes superordenadores capaces de realizar complejos cálculos matemáticos y procesar grandes conjuntos de datos. A medida que avanza la tecnología informática también lo hace la necesidad de más potencia de computación, y surgen nuevos planteamientos para acelerar el trabajo de cálculo que apoya a los científicos.

Uno de ellos es la investigación distribuida, que aúna la capacidad de diferentes plataformas de computación para acelerar las operaciones de cálculo y proporcionar servicios de más nivel a investigadores de diferentes campos. Así ha nacido el proyecto británico DiRAC (Investigación Distribuida mediante Computación Avanzada), que combina la capacidad de las plataformas HPC de las universidades de Cambridge, Leicester, Durham y Edimburgo.

Cada una proporciona un recurso específico de HPC en más cantidad que el resto, uniendo sus fuerzas para proporcionar servicios de supercomputación especializados en la investigación científica. Principalmente para los campos más avanzados de la investigación sobre física de partículas, la astrofísica, la astronomía, la cosmología y la física nuclear, pero también para otras áreas que necesitan recurrir a la potencia de cálculo que solo pueden proporcionar las plataformas de supercomputación más modernas.

Por su parte, la Universidad de Edimburgo alberga el DiRAC Extreme Scaling Service, conocido como Tesseract, que proporciona recursos para la industria el comercio y los investigadores científicos. Ahora, sus responsables acaban de anunciar que construirán un nuevo supercomputador para mejorar su capacidad e impulsar los servicios DiRAC. Para ello han recurrido al proveedor Atos, que le proporcionará un computador BullSequana HX2000 basado en procesadores CPU y aceleradores GPU de primer nivel, que proporcionará un rendimiento superior al de la actual plataforma Tesseract. También será más eficiente y contará con un sistema de refrigeración líquida directa que permitirá ahorrar gran cantidad de energía.

Luigi Del Debbio, profesor de física teórica en la Universidad de Edimburgo y líder del proyecto para la adquisición de DiRAC-3 en Edimburgo, comenta en su anuncio que esta plataforma HPC de última generación “permitirá a nuestra comunidad científica en los campos de la física de partículas, la astronomía, la cosmología y la física nuclear realizar investigaciones de vanguardia en una amplia gama de temas”.

Este nuevo sistema forma parte del programa de Laboratorios de Clase Mundial de Investigación e Innovación (UKRI) del Reino Unido, a través del Consejo de Instalaciones de Ciencia y Tecnología (STFC), que proporcionará una inversión de 20 millones de libras para modernizar las instalaciones de DiRAC. Mark Wilkinson, profesor de astrofísica en la Universidad de Leicester, explica que “además de ofrecer una solución de gran capacidad, estamos hablando con Atos sobre el valor adicional que aportarán en términos de colaboración industrial y oportunidades para mejorar la formación de nuestros estudiantes, a fin de prepararlos para carreras tanto en el ámbito académico como en la industria”.