La infraestructura 5G seguirá dominando el mercado de equipos inalámbricos

  • Infraestructura

5G

En el último año los CSP han realizado grandes esfuerzos para expandir la nueva generación de redes móviles, y los ingresos del mercado de infraestructura 5G volverán a crecer un 39% en 2021. Mientras tanto, el 60% de los proveedores tienen previsto comercializar los primeros servicios a consumidores y empresas para finales de 2024, lo que les permitirá rentabilizar sus inversiones.

La transición a las redes móviles 5G va a llevar algunos años más, y mientras tanto los proveedores de servicios de comunicaciones (CSP) seguirán invirtiendo en infraestructura 5G para construir las redes del futuro. Según Gartner, el año pasado los ingresos de este mercado alcanzaron los 13.700 millones de dólares, y este año la cifra aumentará un 39% hasta unos 19,100 millones. Este crecimiento continuará en los próximos años, ya que los CSP necesitan posicionarse en el futuro mercado de servicios comerciales y para el gran consumo, lo que proporcionará grandes beneficios a los proveedores de infraestructura.

Gracias a ello la tecnología 5G está ganando porcentaje en el mercado mundial de infraestructura inalámbrica, y este año se prevé que llegue al 39% del total. Michael Porowski, analista senior de investigación de Gartner, explica que “la pandemia de COVID-19 aumentó la demanda de conectividad de banda ancha optimizada y ultrarrápida para admitir aplicaciones de trabajo desde casa y otras que requieren gran ancho de banda, como transmisión de video, juegos en línea y aplicaciones de redes sociales”.

Según Gartner, los servicios 5G no se habrán expandido significativamente hasta dentro de varios años, ya que actualmente solo el 10% de CSP brinda servicios comercializables, y el 60% no los lanzarán hasta finales del año 2024. Pero creen que esta es la única categoría del mercado de infraestructura inalámbrica que presentará una oportunidad significativa de crecimiento en el futuro cercano. Esto se debe a que, ante la llegada de tecnologías mejor adaptadas a las necesidades de ancho de banda actuales y futuras, las anteriores generaciones de redes están perdiendo peso, tanto en las redes centrales como en las células pequeñas, que se están cambiando por sistemas 5G.

Gartner prevé que en Norteamérica se producirá una gran aceleración del mercado, y los ingresos llegarán a unos 4.300 millones de dólares este año (2.900 en 2020). Mientras tanto, en Europa Occidental los CSP están centrados en la concesión de licencias de espectro, en fomentar los cambios regulatorios y en la modernización de la infraestructura de redes centrales móviles. Esto elevará los ingresos de la infraestructura 5G desde 794 millones de dólares en 2020 a unos 1.600 millones este año. Aunque China continuará siendo el mercado más grande, con una estimación de ingresos de 9.100 millones en 2021 (7.400 en 2020).

Porowski explica que “la demanda empresarial y de los clientes es un factor que influye en este crecimiento. A medida que los consumidores regresen a la oficina, continuarán actualizándose o cambiando al servicio de fibra gigabit para el hogar (FTTH), ya que la conectividad se ha convertido en un servicio esencial para el trabajo remoto”.