La tecnología WiFi 6 se abre paso en las redes empresariales

  • Infraestructura

Comunicaciones inalámbricas

Este año las empresas están comenzando a modernizar sus redes inalámbricas nuevos puntos de acceso WiFi 6, en busca de una mayor velocidad y una mejor gestión multidispositivo. Así se iniciará una etapa de crecimiento en el mercado de dispositivos basados en este nuevo estándar, cuyas ventas continuarán creciendo rápidamente en los próximos tres años.

Recomendados: 

Gobiernos Data-driven: la gestión de los datos Leer

Pasos para digitalizar un entorno B2B Video

El camino hacia la residencia de datos Informe 

Empresas nativas digitales y tecnologías de experiencia de usuario Documento 

Las redes inalámbricas basadas en WiFi 6 han tardado más de lo previsto en despegar, a causa de la crisis de los últimos dos años, pero en 2022 las empresas están comenzando a invertir en puntos de acceso equipados con este estándar, que aprovecha el espectro de 6 GHz. Las previsiones que acaba de publicar la firma ABI Research indican que este año los envíos de estos equipos alcanzarán alrededor de 1,5 millones de unidades en todo el mundo, una cifra que aumentará hasta 5,2 millones para el año 2024.

Los expertos afirman que la expansión del espectro de frecuencias utilizado en la tecnología WiFi 6 es solo una fase en un cambio de más alcance, que dará el siguiente paso con la siguiente actualización a WiFi 7, pero aún debe consolidarse la tecnología actual. En opinión de Andrew Spivey, analista de la industria en ABI Research, “la adopción de puntos de acceso de WiFi 7 se acelerará luego de la estandarización de protocolos en 2024, y solo dos años después, la mayoría de los envíos de puntos de acceso habilitados para 6 GHz admitirán WiFi 7”.

Por otro lado, la convergencia entre infraestructura IT y OT está avanzando y los expertos creen que a medio o largo plazo incentivará la innovación y adopción de nuevos estándares de WiFi en el sector industrial. Y los expertos también esperan que en los próximos años se multipliquen las sinergias entre las tecnologías WiFi y 5G, que también estimulará el mercado de dispositivos WiFi.

En este sentido, Spivey dice que “ahora estamos en transición a un mundo en el que no solo es técnicamente posible que las redes WiFi y celulares coexistan en la misma red privada, sino que se está convirtiendo en una solución vital en muchas aplicaciones. Las soluciones de red privada líderes en el mercado del futuro serán aquellas que puedan aprovechar ambas tecnologías de manera interoperable”.

Estas soluciones combinadas proporcionan una latencia ultrabaja, mayor alcance, seguridad y confiabilidad, gracias a 5G, y una mayor facilidad de implementación por un coste más asequible y una total retrocompatibilidad, gracias a la tecnología WiFi. Aunque los expertos consideran que las redes privadas convergentes no se adoptarán en todos los sectores y se ceñirán en principio a casos de uso bastante específicos. Las empresas de TI tradicionales y las verticales que operan fundamentalmente en interiores seguirán apostando por WiFi para la mayor parte de sus conexiones inalámbricas.

Por su parte, las industrias que operan en amplios espacios al aire libre, como la agricultura, buscarán sobre todo soluciones basadas en redes celulares. Spivey dice que “el punto óptimo para las redes convergentes serán aquellas industrias que dependen en gran medida de las aplicaciones de misión crítica que requieren rangos largos y niveles ultrabajos de latencia”. Y señala principalmente a la fabricación industrial, el almacenamiento de mercancías y la atención sanitaria, sectores que encontrarán numerosas ventajas en las redes convergentes WiFi-5G.

En cuanto a las aplicaciones principales de esta combinación de tecnologías están los vehículos guiados automatizados (AGV), los robots móviles autónomos (AMR), la fusión visual AMR, la realidad aumentada y la realidad virtual. El panorama tecnológico empresarial, cada vez más diverso, hace pensar a los expertos que el futuro de las redes inalámbricas empresariales será muy polifacético y dependerá de las necesidades específicas de cada sector. Por ello, recomienda a los proveedores que exploren las diferentes posibilidades de cara al futuro.