Continua el declive del mercado mundial de impresoras

  • Infraestructura

Impresora multifunción de tinta profesional - Brother

La industria de dispositivos de impresión continúa sufriendo problemas por la reducción de la demanda en los principales segmentos y retrasos en la cadena de suministro que lastran los envíos. Esto ha impulsado aún más la caída que ha venido produciéndose en los últimos trimestres, y los expertos anticipan que el declive del mercado continuará en los próximos trimestres de 2022, como mínimo.

A lo largo de este año el mercado de hardware de impresión ha continuado cayendo a consecuencia de la menor demanda del gran consumo y la contención del gasto empresarial, resultando en un fuerte descenso durante el segundo trimestre. Los envíos se han reducido considerablemente, aunque los ingresos no han experimentado un descenso tan acusado, gracias al aumento de los ASP, las ventas de modelos de consumo de gama alta y de dispositivos de corte empresarial de gama media y alta.

Esto casi ha cumplido las expectativas más pesimistas anteriormente publicadas por la firma Context, cuyos expertos destacan también el descenso del 18% en las ventas de cartuchos de tinta, que resultaron en una caída del 7% en los ingresos de este segmento del mercado. De cara a la segunda mitad de 2022 los investigadores anticipan que la demanda de consumo seguirá suavizándose, a media que el mercado se acerca a un punto de saturación y que aumenta la inflación.

Para enfrentarse a este futuro la industria está lanzando promociones destinadas a reducir el exceso de inventario en el mercado de consumo durante el cuarto trimestre de 2022 y los primeros meses de 2023. Actualmente los clientes están eligiendo con más cuidado los productos que adquieren y los distribuidores y proveedores están enfocándose en los segmentos del mercado que más potencial tienen para los próximos meses, principalmente el de las PYMEs.

El regreso a las oficinas está impulsando las ventas de tóner, compensando parte de la caída de los sistemas y consumibles de tinta, y se espera que sea el segmento de mercado con mejores perspectivas para el resto del año y en la primera mitad de 2023. A su vez, los expertos creen que podría producirse un repunte en el mercado de servicios de impresión administrados en los próximos seis a doce meses.

Aunque uno de los factores que condicionarán el desarrollo del mercado es la cadena de suministro, que en los últimos trimestres ha lastrado la disponibilidad de productos clave para el mercado. Actualmente se están reduciendo los retrasos que se han producido en el último año, aunque persisten en las impresoras comerciales de gama alta, que podrían sufrir este problema a lo largo del resto de 2022.

Los expertos destacan que la escasez de componentes clave y materias primas en la cadena de suministro ha generado una gran competencia entre los fabricantes, un problema que no se aliviará a corto plazo. Creen probable que se producirán cambios importantes en la cadena de suministro, abriendo nuevas rutas de comercialización y reforzando los canales de ventas online, lo que cambiará las reglas de juego en la distribución.

Finalmente, anticipan nuevos vientos en contra en el mercado global desde el lado de la oferta, ya que en los próximos años las presiones medioambientales conducirán eventualmente a políticas agresivas de reducción del consumo de papel en las empresas y en el sector público, uno de los mayores clientes tradicionales de la industria.