Falta de alineación entre los proveedores de computación cuántica y los clientes

  • Infraestructura

IQM_Ordenador_Cuantico

Los ordenadores cuánticos pretenden revolucionar la industria informática, pero todavía faltan muchos años para que este tipo de computadores se conviertan en máquinas de uso común. Los expertos aseguran que actualmente existe una falta de alineación entre el enfoque de los proveedores y las necesidades reales de las organizaciones que están adoptando esta tecnología de forma temprana, un problema que podría lastrar el mercado en el futuro.

  Recomendados....

» Desarrollo de Apps móviles con low-code en el sector industria y servicios de campo. 30 noviembre  Webinar
» Plataformas de comunicaciones empresariales bajo suscripción Guía
» Administración Digital: progreso y vanguardia. 29 y 30 noviembre Foro

El nuevo paradigma de la computación cuántica está en pleno proceso de desarrollo y ya se han fabricado las primeras máquinas que emplean esta tecnología. Los pioneros en su fabricación están siguiendo dos caminos diferenciados, la supercomputación cuántica y los ordenadores cuánticos con un enfoque comercial. Los primeros se centran en superar constantemente los límites de esta tecnología y prestar servicios de computación cuántica, aunque también pretenden comercializar ciertos productos para organizaciones e instituciones académicas que buscan la máxima potencia de cálculo.

Por otro lado, están los fabricantes enfocados en computadores cuánticos de menor escala de ámbito comercial, que podrían satisfacer los requisitos de una amplia variedad de casos de uso innovadores. Estos pretenden ser el germen del futuro mercado de ordenadores cuánticos para todos los públicos, pero en este camino se enfrentan a numerosas dificultades. Entre ellas está la dificultad de crear máquinas pequeñas que puedan instalarse en cualquier lugar, pero con una potencia de cálculo, una fiabilidad y unas capacidades generales superiores a las de los computadores convencionales.

Según la mayoría de expertos en la materia, estas barreras técnicas se acabarán superando, de una forma u otra, pero existe otro problema que requiere una atención más inmediata, y que afecta a las dos categorías de proveedores. Según los investigadores de Omdia, se trata de la falta de alineación entre el enfoque comercial de los proveedores de ordenadores cuánticos y las necesidades y preferencias reales de los clientes. Cada vez hay más organizaciones que están invirtiendo en explorar las posibilidades de la computación cuántica, a los que definen como “adoptantes” (QC), que quieren obtener una “ventaja cuántica”, que se materializará cuando se popularice la tecnología, dentro de entre 5 y 10 años.

En una encuesta realizada a los proveedores de computación cuántica de Norteamérica, Europa, Asia y Oceanía, Medio Oriente y África, la mayoría opina que los adoptantes están principalmente interesados en casos de uso relacionados con la optimización. En segundo lugar, estaba la simulación física y en tercera posición el Aprendizaje Automático Cuántico (QML). En cambio, el 64% de los usuarios de computación cuántica en Estados Unidos, China y Alemania situó QML como principal caso de uso. Solo un 19% está interesado en aplicaciones de simulación física y solo un 18% en la optimización compleja.

Los investigadores dicen que esta desalineación podría llevar a que los proveedores equivoquen el enfoque sobre cómo desarrollar sus propuestas, dejando a un lado características que los adoptantes consideran fundamentales para sus necesidades. Ambas partes están de acuerdo con que la “experiencia interna insuficiente” es el principal reto a superar para los adoptantes, y que para los proveedores es hacer la tecnología "a prueba de futuro" a medida que evoluciona la computación cuántica.

Pero en el resto de opciones para estas dos preguntas los resultados son muy dispares. Por ejemplo, los proveedores pusieron en último lugar de la lista de desafíos para los adoptantes el que la computación cuántica no se integre con los sistemas existentes, mientras que los adoptantes lo situaron en tercer lugar de sus preocupaciones.

Sam Lucero, analista jefe de Computación Cuántica en Omdia, explica que los proveedores ya tienen muchos retos por delante para lograr que la computación cuántica puede cumplir sus promesas. Por ello, opina que “asegurarse de que estén alineados con las necesidades y preferencias de los adoptantes que están gastando dinero hoy para experimentar y aprender será crucial para el buen desarrollo de este mercado durante la próxima década”.