Anulan el veto de Trump a la ley que protege a las redes sociales

  • Líderes digitales

redes sociales

Cumpliendo su anterior amenaza, el presidente saliente de EEUU, Donald Trump, ha aprovechado el final de su mandato para tratar de vetar la ley de Autorización de Defensa de Estados Unidos. Esta norma contiene la denominada sección 230, que otorga protección adicional a los gigantes de las redes sociales, con quienes mantiene malas relaciones, pero finalmente el Congreso ha anulado este intento.

Recomendados: 

IT Trends 2021. La TI salva el negocio Webinar

COVID-19, ¿cuánto y cómo ha influido en las estrategias de TI? Leer 

Las redes sociales comenzaron siendo sido el arma principal de Donald Trump para triunfar en su campaña política y dura te buena parte de su mandato como Presidente de Estados Unidos, pero hacia el final de su etapa al frente del ejecutivo norteamericano comenzaron los problemas. Las siempre polémicas declaraciones de Trump en medios como Twitter o Facebook llegaron a un punto en el que los responsables de estas redes se vieron obligados a lanzar advertencias sobre el contenido publicado por el presidente.

Esto hizo que el cambiante carácter de Trump se volviese en contra de las empresas de redes sociales, a las que amenazó con retirar los beneficios que les había otorgado hasta el momento a nivel legal, y que les proporcionaba protección en el marco de la seguridad nacional. Y su promesa acaba de cumplirse, porque antes de retirarse de la casa Blanca, Trump ha vetado el proyecto de la Ley de Autorización de Defensa de Estados Unidos (NDAA), que incluye la sección 230, en la que se recogen medidas de protección adicional para las redes sociales estadounidenses.

Estas incluyen protecciones de responsabilidad por el contenido publicado por los usuarios en las redes sociales, una medida que existía anteriormente y que la nueva ley impulsada por el Congreso no iba a retirar. Además, esta ley incluía ciertas medidas importantes que demandaba el ejército estadounidense, como aumentos salariales y aprobaciones de ciertos gastos, lo que ha llevado a que el Congreso vote masivamente en contra de este veto (322 contra 87 votos), que bloquearía estrategias clave para el estado, y que supone un gasto gubernamental de 740.000 millones de dólares.

Esta decisión del Congreso deberá ser ratificada por el Senado, pero cabe esperar que saldrá adelante, lo que tendrá numerosas implicaciones, entre ellas para las empresas tecnológicas norteamericanas. Porque mientras Estados Unidos mantiene su protección a las empresas tecnológicas enmarcándolas dentro de la Defensa, en otras regiones como Europa los legisladores están luchando para imponer una mayor protección para los usuarios de estos y otros servicios digitales, lo que se verá dificultado por las previsibles presiones de la administración estadounidense.

Aunque el mandato del nuevo presidente demócrata se anticipa menos duro en ciertas políticas comerciales de ámbito internacional, las empresas tecnológicas como las de redes sociales y de la nube son estratégicas para la economía de EEUU. Por ello las autoridades de países europeos y asiáticos todavía están a la espera de ver cómo se desarrolla el esperado y artificialmente prolongado mandato de Donald Trump, y qué actitud adoptará la administración entrante.