10 Tendencias tecnológicas para recuperarse de la crisis en 2021

  • Negocios

Tecnología_innovación

Tras los problemas sufridos a lo largo de 2020 en la economía mundial, las organizaciones han comenzado a reforzar sus mecanismos para protegerse ante otras posibles crisis, y muchos de ellos están directamente relacionados con la tecnología. De cara al año que viene, los expertos identifican 10 tendencias principales que guiarán a la industria de TI en el camino hacia la recuperación económica de los países y las empresas.

Recomendados: 

IT Trends 2021. La TI salva el negocio Webinar

COVID-19, ¿cuánto y cómo ha influido en las estrategias de TI?Leer 

La asociación sin ánimo de lucro CompTIA acaba de publicar su último informa anual “IT Industry Outlook 2021”, que recoge las principales tendencias para la industria de TI de cara al año que viene. Esta investigación trata de dar respuesta a las incógnitas que hay en torno a cómo avanzará el sector tras los graves sucesos experimentados este año en la economía global, considerando la creciente necesidad de las organizaciones de reforzar su resistencia a eventos potencialmente catastróficos como una pandemia.

Como explica Carolyn April, directora senior de análisis de la industria, en CompTIA, “la confusión, la interrupción y la incertidumbre que hemos experimentado en 2020 tendrán algún efecto de desbordamiento en 2021, pero en lugar de reconstruir para restaurar lo que era, creemos que la industria está preparada para reconstruirse para un futuro mejor y más brillante”.

Y Seth Robinson, director senior de análisis de tecnología de CompTIA, afirma que “los cambios transformadores se aceleraron este año, sin dejar dudas sobre la importancia crítica de las operaciones digitales. Pero a medida que la atención se dirigió hacia la tecnología, la industria se enfocó otros asuntos, incluida su responsabilidad con la diversidad, equidad e inclusión, y su cómo influencia y alcance estarán sujetos a una nueva regulación gubernamental”.

En general, los expertos de CompTIA identifican 10 tendencias principales que guiarán a la industria TI el año que viene, que son:

1 - Fin de la normalidad: Las empresas ya no pueden basarse en patrones establecidos, y deben enfrentarse a condiciones altamente cambiantes en muchos ámbitos, desde la organización de su fuerza laboral a las modificaciones de los componentes de la cadena de suministro y a la demanda cambiante de los clientes.

2 - Dominio de la nube: las organizaciones seguirán adoptando la nueva mentalidad de priorización de la nube a la hora de construir su TI, ya que ha demostrado ser la mejor estrategia para ganar en resiliencia ante diferentes situaciones de crisis.

3 - El canal responde a los cambios del mercado: las empresas necesitan más flexibilidad por parte de los proveedores del canal para adaptarse a las condiciones cambiantes del mercado, lo que impulsará nuevos modelos de negocio en este ámbito.

4 - Más equilibrio en el canal: los expertos afirman que las relaciones entre los proveedores y socios del canal se están volviendo más equilibradas, un cambio impulsado por la mayor adopción de la computación en la nube.

5 - Tecnologías emergentes en el ámbito empresarial: las organizaciones están dirigiendo cada vez más sus energías hacia la creación de soluciones basadas en plataformas en la nube y en la movilidad, integrando cada vez más las nuevas tecnologías.

6 - Ciberseguridad basada en confianza cero: las nuevas prácticas de ciberseguridad se basan en el concepto de “confianza cero”, lo que permite establecer estándares más elevados y seguros.

7 - Más ciberseguridad por parte de los proveedores de servicios administrados: los MSP desarrollarán una experiencia de ciberseguridad más profunda para sus clientes, redefiniendo los negocios casi completamente en torno a la seguridad.

8 - Más regulaciones para la industria tecnológica: las empresas tecnológicas deberán hacer frente a nuevas y más estrictas regulaciones, algo que afectará tanto a las grandes empresas como a las más pequeñas.

9 - Más habilidades comerciales para los profesionales tecnológicos: el año que viene los profesionales de TI se capacitarán con mejores habilidades comerciales para hacer frente a la demanda de los clientes.

10 - Nuevos objetivos de diversidad: el año que viene las empresas pasarán de la mera concienciación sobre la diversidad a la responsabilidad corporativa en este campo, uy lo harán de forma más pública y demostrable.

Además de estas tendencias, en su informe CompTIA incluye las expectativas de los ejecutivos de empresas tecnológicas y profesionales de TI. La principal conclusión que arrojan sus indagaciones es que existe un optimismo general sobre el desarrollo que se producirá el año que viene. Se espera que en 2021 se desarrollen nuevos servicios basados en tecnologías emergentes, lo que estimulará el mercado y generará nuevas oportunidades de mercado.

Según este estudio, algo más del 60% de las empresas tecnológicas afirma haber sufrido un impacto negativo en los negocios a causa de la pandemia, pero un 7% espera incrementar los ingresos el año que viene por encima de los niveles de 2019 y 2020. Mientras tanto, un 25% opina que mantendrá niveles de ingresos estables con respecto a este año, lo que para muchas significa mantenerse por debajo de las cifras de 2019, pero esperan recuperarse de esta situación a medio plazo. Además, cuatro de cada diez empresas consultadas creen que lograrán mantener sus presupuestos en los niveles de 2020, mientras que una cuarta parte espera incrementarlos, y solo un 13% prevé un descenso.

En cuanto a las opiniones de los profesionales de TI, casi el 80% se siente satisfecho con su papel como tecnólogo, y la mayoría prevé un crecimiento en la demanda de habilidades vinculadas a las tecnologías de la información en las empresas, lo que mejorará su posición. Aunque un 44% sigue pensando que los presupuestos de TI son demasiado bajos, y esperan que las empresas sigan pidiéndoles “más por menos”. Est se ve apoyado porque solo tres de cada diez empresas están capacitando a su personal existente para cubrir nuevos puestos, y las contrataciones probablemente no subirán como deberían para cubrir las vacantes.