Aumentan las pérdidas debidas al fraude en los pagos online

  • Negocios

Fraude Banca

El comercio electrónico está creciendo y, con ello, el nivel de fraude en los medios de pago por Internet, un problema que ocasiona grandes pérdidas económicas a nivel mundial. Según los expertos, están aumentando rápidamente las pérdidas ocasionadas por este tipo de delitos, que podrían superar los 206.000 millones de dólares para dentro de cinco años, obligando a los comerciantes a adoptar nuevas tecnologías y estrategias para la lucha contra el fraude.

Recomendados: 

Cinco aportaciones de una CDN moderna a la promesa del comercio "headless" Leer

"Decepcionar a los clientes cuando se acercan a nuestra plataforma puede resultar muy caro" (Fastly) Vídeo 

Asegurando la calidad del dato con Data Quality Leer 

En los últimos años los medios de pago por Internet se han expandido, acompañando al crecimiento de comercio electrónico, y ya son una de las firmas de pago más utilizadas por los consumidores en los mercados desarrollados. Y, con ello, también han aumentado considerablemente los fraudes en los pagos online, generando grandes pérdidas económicas a los vendedores. Según la última investigación de Juniper Research, este tipo de delitos se está propagando rápidamente, y se espera que entre 2021 y 2025 las pérdidas superen los 206.000 millones de dólares, una cifra que supera las previsiones anteriores.

Los investigadores comparan esta cifra con los ingresos netos de Amazon en el año fiscal 2020, dando una muestra de lo importante que es para los comerciantes invertir en la lucha contra el fraude. Y, para ello, recomiendan adoptar lo antes posible tecnologías como las plataformas de prevención del fraude basadas en aprendizaje automático, que pueden luchar eficazmente contra la suplantación de identidad y otros medios empleados comúnmente para cometer estos delitos.

Los expertos destacan que la pandemia ha sido un impulsor del fraude de identidad sintética y de la toma de control de cuentas de usuario, las principales amenazas para los vendedores, y también para los consumidores, que ven expuestos sus datos bancarios. Por ello, recomiendan a los proveedores de detección de fraude en los pagos online que establezcan asociaciones en materia de datos. Esto les permitirá maximizar la utilización de los algoritmos de aprendizaje automático, aumentando las posibilidades de detectar y bloquear transacciones potencialmente fraudulentas.

La investigación revela que las compras remotas de bienes físicos se han convertido en la principal causa de fraude en los pagos online, representando más del 47% de las pérdidas que se registrarán en 2021. Por ello, los investigadores instan a los proveedores de detección de fraude a ofrecer servicios basados en la verificación de identidad digital, lo que permitirá aumentar la seguridad y combatir el aumento del fraude de adquisición de cuentas.

Nick Maynard, coautor de este estudio, dice que “dadas las grandes cantidades de transacciones de pago en línea a nivel mundial, es esencial que estos datos transaccionales se aprovechen para detectar continuamente transacciones fraudulentas. Los proveedores de pagos que puedan utilizar estos datos para identificar nuevas fuentes y tácticas de fraude serán aquellos que demuestren ser los más resistentes a esta importante pérdida de mercado”.

Además, la investigación revela que el gasto en servicios de plataforma de prevención y detección de fraude podría superar los 11.800 millones de dólares para el año 2025, un aumento considerable desde los 9.300 millones previstos para este año. Por ello, se recomienda a los proveedores de detección y prevención del fraude que se centren en la creación de plataformas que puedan cubrir todos los canales emergentes de tráfico de pagos. Y esto incluye nuevas áreas, como los pagos de banca abierta apoyados por asociaciones de datos, que aprovechan el aprendizaje automático a gran escala para mejorar los resultados y minimizar el fraude.