Lanzan un servicio de reparto con drones para embarcaciones y resorts de lujo

  • Negocios

DroneToYatch - Aerocamaras - Reparto - Dron

Dos empresas españolas acaban de poner en marcha un nuevo servicio de reparto de comida con drones, denoimnado DroneToYatch, destinado a los yates y a los resorts de lujo ubicados en las costas españolas. Los clientes solo necesitan utilizar una aplicación móvil para realizar un pedido de comida, que los operadores les hacen llegar empleando una nueva generación de aeronaves pilotadas de forma remota, que tienen una capacidad de carga y una autonomía mejoradas.

Recomendados: 

IT Trends 2021. La TI salva el negocio Webinar

Cómo elegir una base de datos para tus aplicaciones móviles Leer 

La empresa gallega Aerocámaras, especialista en todo tipo de trabajos con drones y formación de pilotos, se ha aliado con la empresa de asesoramiento y gestión de infraestructuras portuarias GEIC, para crear DroneToYatch, un nuevo servicio de reparto de comida con drones para yates y resorts de lujo en las costas españolas. Esta idea pretende revolucionar la industria del delivery, proporcionando servicios de reparto de alimentación a clientes que están en ubicaciones de muy difícil acceso, que no se encuentran en un domicilio concreto. En otros países ya han comenzado a lanzar iniciativas y regulaciones para habilitar estos servicios de reparto, pero en España no se había visto nada similar hasta ahora. 

Esta iniciativa ha sido presentada en el congreso nacional de drones UNVEX, celebrado esta semana en Santiago de Compostela, donde ha generado gran expectación. Como han explicado en su comunicado, el servicio comenzará a operar el 1 de agosto de este mismo verano en la isla de Ibiza, un lugar perfecto para capturar a este segmento de clientes. Para disfrutar de este servicio solo necesitan utilizar una aplicación móvil o la web de DroneToWatch, en la que pueden encargar su comida a un restaurante en concreto, que la entrega al operador de drones para su reparto.

Este recoge el pedido en una zona cercana al restaurante, se coloca en el dron sin que haya contacto físico con la mercancía, y directamente se envía a la ubicación del cliente final. Para poner en marcha esta innovadora idea Aerocámaras ha llegado a un acuerdo con múltiples restaurantes y marinas de la isla, y sus responsables afirman que están trabajando para ampliar la lista de socios, con el fin de facilitar las vacaciones a los turistas de lujo que visitan la isla cada año.

Una vez que se haya probado este nuevo servicio en esta primera localización, sus creadores esperan poder expandirse a otras regiones costeras de España y de otros países, sentando las bases de una nueva forma de repartir comida. Ya han anunciado que en los próximos meses se expandirán a otros lugares de la geografía española, a varios puertos italianos y, tras la temporada de huracanes del Caribe, planean comenzar las operaciones en otras zonas de la región.

Para proporcionar un servicio tan exclusivo y que requiere desplazamientos de paquetes de cierto peso a lugares no muy lejanos, la compañía utilizará un nuevo dron eléctrico veloz y silencioso, que afirman está en línea con el compromiso medioambiental de la marca, responsable de avances importantes en el sector. Explican que esta máquina alcanza una velocidad máxima de 32 nudos, con un sistema de carga y suelta del paquete que emplea un carrete de 20 metros.

Con ello, explican que pretenden facilitar el acceso a servicios de delivery y abaratar notablemente los costos de la logística de última milla, que actualmente representan, de media, el 53% de los costes logísticos de los distribuidores. Pero comentan que, por ahora, no se puede prestar este servicio de entrega mediante drones en los núcleos urbanos, ya que la legislación actual no lo permite, por lo que han optado por estos entornos en los que el tráfico aéreo no está tan restringido. Mientras tanto, seguirán expandiendo el alcance y el ecosistema de socios de su iniciativa, y han dicho que están explorando nuevas posibilidades para incrementar el volumen de carga en el futuro hasta 200 kilos.

Por ahora se trata de repartir comida, pero no se cierran a otras posibilidades, y ya están pensando en otras categorías de productos propios de las zonas costeras, desde cremas solares a gafas de sol, pasando por artículos tan vitales como medicamentos o material de emergencias. Dada la tecnología y la infraestructura necesarias para brindar este servicio, por ahora se han centrado en el segmento de clientes de lujo, pero la idea tiene grandes posibilidades de futuro y podría acabar extendiéndose a clientes de otros niveles económicos. Habrá que esperar a que la Unión Europea y España cambien las regulaciones actuales (recientemente modificadas) para posibilitar modelos de negocio basados en diferentes tipos de operaciones con drones, lo que podría dar alas a diferentes proyectos que se están lanzando en la región, incluidos algunos concebidos en España