Golpe de efecto contra la industria china de drones, que lidera el mercado

  • Negocios

Drone

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos acaba de añadir al fabricante chino de drones DJI a la lista negra financiera, una medida con la que pretende bloquear las inversiones estadounidenses en una de las mayores empresas de la industria. Afirma que esta tecnología se ha empleado para la vigilancia y represión de minorías étnicas, pero no se puede obviar que esta empresa es líder mundial de una industria que está creciendo rápidamente a medida que los drones expanden su presencia en los mercados profesional y de consumo.

Recomendados: 

Tendencias tecnológicas de alto impacto para tu negocio Leer

CUSTOMER EXPERIENCE: Territorio digital Leer 

La tecnología de drones está evolucionando rápidamente y una de las empresas con más proyección es DJI, que lidera absolutamente el mercado de consumo y también muchas aplicaciones profesionales. La marca lleva años expandiendo su presencia a nivel mundial y ahora Estados Unidos parece dispuesto a frenar su avance, incluyéndola en la lista negra financiera. Con esta medida, el Departamento del Tesoro de EEUU ha prohibido a los inversores estadounidenses poseer acciones de la compañía, aduciendo que su tecnología se ha empleado para la vigilancia de los musulmanes uigures en Xinjiang y otras minorías étnicas.

En su anuncio oficial, las autoridades norteamericanas dicen que esta empresa está “cooperando activamente con los esfuerzos del gobierno para reprimir a miembros de grupos minoritarios étnicos y religiosos”. Pero muchas voces afirman que se trata de una mera excusa para ejercer presión sobre una empresa tecnológica china que tiene importantes lazos con firmas europeas de renombre, y que ha logrado posicionarse con fuerza en el mercado mundial, con poca competencia real por ahora.

La empresa ya se encontraba en el punto de mira de EEUU, pero ahora esta nueva acción impide que los inversores del país apoyen a este negocio y tendrá un impacto en el mercado estadounidense de drones. Actualmente su tecnología se emplea en más de 900 agencias de seguridad pública del país, y esta prohibición podría cambiar completamente el desarrollo de sus proyectos de vigilancia aérea, que se apoyan en una industria que seguirá expandiéndose en los próximos años.

Aunque esta medida no impide que los consumidores estadounidenses posean o utilicen productos de DJI, se espera que aumente la presión para que abandonen estas tecnologías en favor de otras alternativas. Por el momento la competencia no está a la altura en cuanto a tecnología, capacidad de producción y variedad de productos, aunque están surgiendo alternativas comerciales con gran potencial para sectores como el reparto de mercancías.