Reino Unido reconoce la grave escasez de talento digital entre los jóvenes

  • Puesto de trabajo

talento

Expertos del Reino Unido afirman que el país se enfrenta a un descenso catastrófico en el volumen de jóvenes que optan por carreras vinculadas a las nuevas tecnologías, lo que tendrá un serio impacto en la economía del país en los próximos cinco años. Por ello, instan a las autoridades y a las empresas a colaborar para fomentar la adquisición de habilidades tecnológicas de alto nivel, que serán críticas para la economía, o se quedarán por detrás de los países de nuestro entorno.

Recomendados: 

Teletrabajo: productividad, flexibilidad y seguridad a pleno rendimiento Webinar

COVID-19, ¿cuánto y cómo ha influido en las estrategias de TI?Leer 

Teletrabajo en 2020, el futuro se hace presente Leer 

En la era digital muchas industrias necesitan contar con nuevos talentos capaces de trabajar con las tecnologías modernas, pero la brecha digital que existe entre formación y aplicación en el mundo laboral se está ensanchando. Así lo reconocen los expertos del Instituto de Aprendizaje y Trabajo (LWI) del Reino Unido, que ven una caída catastrófica de los jóvenes que escogen carreras tecnológicas en su país.

Para evaluar correctamente la situación actual, la organización benéfica Workskills UK, que trabaja con empleadores, educación y gobiernos, ha encargado al LWI una investigación sobre la adquisición de habilidades tecnológicas por parte de los jóvenes británicos, y sobre el panorama empresarial en relación al talento tecnológico. Su principal conclusión es que el número de estudiantes que escogen carreras vinculadas a la tecnología ha caído de forma dramática.

Por ejemplo, desde 2015 el número de estudiantes que ha cursado asignaturas vinculadas a las tecnologías de la información en la educación secundaria ha descendido un 40%. Y en niveles de educación superiores, como la formación profesional superior, la universidad y otras especializaciones, también se ha detectado un descenso muy preocupante de los estudiantes que adquieren habilidades superiores de TI, lo que los expertos consideran dramático.

Además, la brecha de género en cuanto a las habilidades digitales también se está expendiendo, ya que las mujeres jóvenes actualmente solo representan el 22% de los estudiantes que ingresan en la educación secundaria optando por materias vinculadas a las tecnologías de la información. En educación de Nivel A solo son el 17%, en estudios superiores vinculados a las TIC solo un 23% y en carreras de informática solo un 16%.

Mientras tanto, como sucede en la mayoría de países de la región, las empresas necesitan adquirir nuevo talento digital con urgencia, una tendencia que continuará en los próximos cinco años. Como explica el director ejecutivo del LWI, Stephen Evans, “la demanda de habilidades digitales básicas ya es casi universal, y la demanda de habilidades digitales más avanzadas seguirá aumentando”. Por ello, afirma que “ayudar a los jóvenes a desarrollar las habilidades digitales que necesitan los empleadores será vital, tanto para impulsar nuestra competitividad económica como para garantizar que los jóvenes puedan tener éxito en el mercado laboral del futuro”.

En este estudio, que se centra en la situación del Reino Unido, los investigadores han hallado que el 60% de las empresas del país cree que su dependencia de las habilidades digitales avanzadas aumentará en los próximos cinco años, mientras que un 88% de los jóvenes percibe que estas serán esenciales para su carrera. Pero el 48% de los empleadores considera que los jóvenes completan sus estudios con un nivel insuficiente de habilidades digitales avanzadas, lo que amplía más la brecha de talento digital.

Y, para un 76% de las empresas, la falta de estas capacidades afectará negativamente a su rentabilidad y competitividad en un mercado europeo donde las nuevas tecnologías digitales se están volviendo algo básico para los negocios. A esto se suma un grave problema de percepción de la realidad por parte de los jóvenes, ya que un 70% de ellos cree que la empresa donde entre a trabajar le proporcionará la capacitación necesaria, pero solo la mitad de las empresas cree poder hacerlo internamente.

Neil Bentley-Gockmann, director ejecutivo de Workskills UK, cree que la situación es dramática, y que su país puede quedarse atrás a medida que las habilidades digitales se vuelven más importantes para las empresas. Y afirma que “otras economías mundiales importantes están por delante del Reino Unido en la valoración de las habilidades digitales de alta calidad para ayudar a impulsar su competitividad y productividad. Tenemos que actuar ahora para asegurarnos de que el Reino Unido no se quede atrás”.