El modelo de trabajo híbrido impulsará la modernización de las redes empresariales

  • Puesto de trabajo

comunicaciones empresa

La forma de trabajar ha cambiado mucho en los últimos años y las llamadas internas y externas para comunicarse con los empleados y socios están dando paso a las plataformas de comunicaciones online y videoconferencia. Esto está poniendo bajo presión a las redes inalámbricas empresariales, que deberán modernizarse para soportar el creciente tráfico derivado de las comunicaciones electrónicas y mejorar la experiencia del empleado.

A raíz de la pandemia y el crecimiento explosivo del teletrabajo y la colaboración muchas empresas han reducido el volumen de comunicaciones telefónicas, cambiando su modelo hacia las reuniones virtuales, con plataformas que han adquirido una gran presencia en las empresas, como Microsoft Teams y Zoom. En una reciente encuesta elaborada por CCS Insights, en la que han entrevistado a 661 empresa de Francia, Alemania, España y Reino Unido, los investigadores han comprobado que las reuniones online están generando importantes cambios en el mercado de tecnologías de productividad de los empleados.

Esta investigación muestra que el año pasado la adopción de estas dos plataformas por parte de los empleados ha aumentado un 50%, y ahora son utilizadas por un 47% y un 41%, respectivamente. Los investigadores afirman que el avance de las reuniones online está causando una gran disrupción en el mercado de tecnologías de voz tradicionales, y el volumen de llamadas tradicionales, ya sean móviles o de escritorio, ha descendido un 20% en el último año.

Las previsiones de cara al futuro son que el uso de aplicaciones de reuniones seguirá creciendo en los próximos 12 meses, mientras que las llamadas telefónicas continuarán retrocediendo en favor de estas plataformas. Según la encuesta, casi una cuarta parte de los empleados prevé que el uso de teléfonos de escritorio seguirá reduciéndose este año, mientras que las llamadas y videollamadas realizadas a través de aplicaciones crecerán significativamente.

En opinión de los responsables de esta encuesta, esto va a tener un efecto colateral en las estrategias tecnológicas de mayor alcance, debido a que los empleados están más preocupados por la capacidad de las redes empresariales para hacer frente al aumento de tráfico, y no tienen claro si lograrán actualizarse a los requisitos que imponen los modelos de trabajo híbrido con comunicaciones centradas en el vídeo. Muestra de ello es que la lentitud de las redes es la mayor fuente de frustración para un 37% de los empleados.

Este problema no hará sino crecer, y los expertos prevén que la demanda de dispositivos WiFi de nueva generación va a aumentar, teniendo en cuenta que un 29% de los empleados consideran un problema continuar con la configuración actual de redes inalámbricas. Analizando el modelo laboral, el 625 de los encuestados prefiere una modalidad híbrida en la que trabajen desde casa al menos tres días a la semana, y un 90% de los que teletrabajan no quieren abandonar esta fórmula. Aunque el porcentaje de empleado que quiere teletrabajar a tiempo completo ha descendido del 34% de 2020 al 27% en 2021.

Para mejorar las condiciones de trabajo en esta nueva etapa muchos instana sus empresas a mejorar las capacidades de sus redes WiFi pero, según comenta Angela Ashenden, analista principal de CCS Insight, “WiFi es una de las áreas expuestas cuando se cambia a un patrón de trabajo híbrido”. Opina que “la mayoría de las empresas utilizan WiFi como respaldo. Prefieren usar la LAN corporativa, pero si la gente vuelve a entrar a la oficina, donde no hay escritorios fijos, entonces WiFi se vuelve más importante”. Teniendo en cuenta que el retorno a las oficinas se está acelerando, los problemas ocasionados por las redes inalámbricas anticuadas van a agravarse, ya que los estándares anteriores no gestionan adecuadamente la conexión de grandes volúmenes de dispositivos, y no garantizan un flujo de datos estable.

Todo esto va a tener un efecto en el presupuesto destinado a las comunicaciones de TI tradicionales, y aunque el gasto en las plataformas de reuniones online depende del área de TI, en muchos casos estos gastos no se administran como parte de la estrategia de comunicaciones de TI. En el futuro los empleados tendrán un papel más determinante en la elección de las plataformas de llamadas y videoconferencia a utilizar, al margen del departamento tecnológico, lo que generará costes ocultos.

Por otro lado, el informe de CCS Insights revela que las empresas están enfrentándose a una mayor rotación de personal a medida que la economía y la actividad laboral vuelve a reactivarse. Antes de la pandemia la rotación de trabajadores se situaba en un porcentaje del 11%, pero según esta encuesta en los próximos 12 meses un 26% de los empelados está planteándose cambiar de organización.

Los expertos consideran que esto recalca las dificultades que están experimentando las empresas para crear una sensación de conexión y compromiso entre los empleados, ya que muchos de ellos teletrabajan actualmente. Este problema es más grave en el Reino Unido (33%), sobre todo en las empresas medianas (35%) y especialmente en las de servicios financieros (43%), de tecnología (39%) y de comunicaciones y medios (36%).

Esta tendencia a cambiar de empleador es más patente entre las personas menores de 40 años (34%) y entre las personas que se han mantenido en este puesto de trabajo durante menos de dos años (50%). Por ello, los expertos creen que las empresas que quieren retener este talento necesitarán esforzarse más por mejorar las condiciones laborales, y una parte importante de la experiencia del empleado dependerá de la calidad de las comunicaciones empresariales. Esto llevará a un mayor esfuerzo por modernizar la tecnología de conectividad, lo que contribuirá a la expansión de las nuevas tecnologías WiFi 6.