Los nuevos coches contarán con Android, pero no con servicios de Google

  • Software y Apps

coche conectado

Para el año 2025, la gran mayoría de los nuevos coches que lleguen al mercado estarán equipados con el sistema operativo para vehículos Android Automotive OS (AAOS). Pero, de todos ellos, menos de un 6% tendrá integrados los Servicios Automotrices de Google (GAS), lo que dejará mucho espacio para que las marcas y terceras partes capturen su propia porción del mercado de servicios para el conductor.

Recomendados: 

Atención pública al ciudadano: hacia una relación de 360 grados Evento 

Especial Data Driven Leer 

Los vehículos están cada vez más informatizados y en los próximos años se va a expandir el uso de sistemas operativos más estandarizados, que interactúen de forma más natural con el ecosistema digital de los usuarios. La competición por posicionarse en el entorno de los coches conectados se ha acelerado, pero los expertos de ABI Research ya señalan un ganador indiscutible, que es Android Automotive OS (AAOS). Según sus estimaciones, para el año 2025 se habrá convertido en omnipresente en la industria de automoción, dejando atrás a los principales competidores, como QNX y Automotive Grade Linux (AGL), y casi todos los coches nuevos lo llevarán integrado.

Pero no ocurrirá lo mismo con los Servicios Automotrices de Google (GAS), con los que la compañía responsable de Android quiere conquistar el mercado. Según ABI Research, para 2025 menos de un 6% de todos los coches nuevos que lleguen al mercado tendrán integrados estos servicios. Maite Bezerra, analista de Movilidad Inteligente y Automotriz en ABI Research, dice que “AAOS verá una rápida adopción porque permite a los fabricantes de automóviles brindar una experiencia similar a la de un teléfono inteligente, al tiempo que reduce considerablemente los costos de desarrollo de software que se pueden desviar para crear experiencias únicas en el vehículo”.

Aunque considera que la rápida adopción de AAOS no vendrá acompañada de una mayor aceptación de los servicios de Google. Y dice que “a pesar de los anuncios públicos, la obligación adicional de cumplir con los requisitos de compatibilidad de Android, las limitaciones en la personalización y la propiedad, y las incertidumbres sobre el soporte a largo plazo significan que los fabricantes de automóviles son cautelosos al implementar GAS en vehículos de producción”.

Señala que los servicios GAS incluyen aplicaciones ampliamente extendidas en el ecosistema Android, como Maps, el Asistente de Google y la Google Play Store. Los fabricantes pueden integrarlos bajo licencia en los sistemas de información y entretenimiento de sus vehículos, buscando una forma de incentivar el uso de los sistemas integrados por parte de los conductores. General Motors, Volvo, Honda, Renault-Nissan-Mitsubishi y Fordd ya han anunciado acuerdos con Google para la implementación de AAOS y GAS, y Stellantis es el único que no utilizará GAS.

Pero cabe aclarar que las primeras implementaciones de GAS se producirán en ciertos modelos y gamas, y no será generalizada. Y los proveedores establecidos en el mercado de servicios para automóviles conectados están adoptando dos estrategias. Ejemplos de ello son la inclusión del navegador TomTom en AAOS que está llevando a cabo Stellantis, o Harman’s Ignite Store, impulsada por ACCESS Twine for Car, que ofrece un ecosistema completo de aplicaciones a los fabricantes de coches que no usan GAS.

Otra estrategia es buscar nuevas oportunidades fuera del campo de los servicios de información y entretenimiento, como ADAS y vehículos autónomos. En este sentido destaca HERE, que ofrece un contenido amplio y un gran software de seguridad para habilitar aplicaciones de automatización de Nivel 0 a Nivel 2. Y otros fabricantes de automóviles, incluyendo los EOM premium, están desarrollando plataformas de información y entretenimiento basadas en AAOS, aprovechando que para 2026 estará presente en casi el 90% de los modelos de nivel medio a alto.

Una consecuencia de esta evolución de los coches conectados, que poco a poco se irán acercando al concepto de vehículos autónomos, es que los fabricantes de semiconductores para automoción verán un gran crecimiento de sus ingresos, ya que las plataformas como AAOS requieren SoC más potentes que otros sistemas menos complejos. Y también se abrirán grandes posibilidades para los desarrolladores, los fabricantes y los integradores de la industria automotriz, gracias a las API de AAOS, que ofrecen un amplio espacio para la creación de aplicaciones y sistemas que complementan las funciones del sistema.

Bezerra concluye su informe diciendo que “AAOS se volverá omnipresente y los jugadores afectados deberán reposicionarse rápidamente y aprovechar las principales oportunidades”. Explica que “prevalecerán los Tier 1 que sean capaces de percibir rápidamente la transformación en su rol e invertir en nuevos modelos y áreas de negocio”, y recomienda a los proveedores de semiconductores que aprovechen la oportunidad de invertir en el desarrollo de software para suministrar directamente a los fabricantes de coches, siempre que sea posible.