Mejorando la atención sanitaria a través de las nuevas tecnologías

  • Transformación Digital

IA diagnosticos salud

La necesidad de mejorar la atención sanitaria y la monitorización de pacientes ante situaciones como la pandemia actual está impulsando el uso de nuevas tecnologías en el sector de la salud. Según los expertos, esta corriente se beneficiará de la integración del concepto de Internet of Things con la nube y la inteligencia artificial, dando lugar a una nueva generación de dispositivos de uso médico.

Recomendados: 

La salud en la era post-digital Leer

¿Cuál será el futuro de la asistencia sanitaria? Leer 

Aunque la idea de dispositivos de monitorización y tratamiento remoto ya existía antes de la irrupción de la COVID-19, la situación actual ha actuado como acelerador de la digitalización del sector de la salud. Ahora, la industria está demandando nuevos dispositivos capaces de detectar las condiciones de los pacientes, más ligeros, portátiles y no invasivos, una evolución que se beneficiará de la integración de varias tecnologías. Se trata principalmente de la nube, la inteligencia artificial y los dispositivos conectados, especialmente los wearables.

Como explican los expertos de Frost & Sullivan en un reciente informe, la tendencia de desarrollo tecnológico en el campo de los dispositivos de uso médico se encuentra en la etapa final (fase III). Como resultado, en poco tiempo se verá una nueva generación de aparatos capaces de monitorizar las constantes de los pacientes, mucho más ligeros, funcionales y fáciles de usar para cualquier persona. Esto habilitará un nuevo nivel de seguimiento de los enfermos, informando al personal sanitario independientemente de dónde se encuentre el paciente. Pero las aspiraciones de la industria van mucho más allá, abarcando ciertos tipos de tratamientos no invasivos que pueden ser de mucha ayuda para mejorar la salud de las personas.

Para Ashish Kaul, analista de investigación senior de Technical Insights en Frost & Sullivan, “los dispositivos médicos terapéuticos que suministran energía o campos eléctricos de forma no invasiva a los sitios afectados específicos y eliminan los efectos secundarios sistémicos pueden explorar oportunidades comerciales en enfermedades crónicas en oncología y neurología. En el futuro, la tecnología de fabricación avanzada, como la impresión 3D, puede permitir a las empresas de tecnología médica satisfacer las necesidades del mercado en caso de urgencias como la pandemia de COVID-19 o la alta demanda del mercado de fabricación rápida”.

En su informe, Kaul añade que “las empresas de dispositivos médicos están explorando diferentes materiales plásticos biodegradables y reciclables para incluirlos en su proceso de fabricación”. Y anticipa que “este uso de materiales biodegradables y reciclables en dispositivos médicos terapéuticos domiciliarios aumentará significativamente en los próximos cinco a seis años”.

Y explica que la integración de ciertas tecnologías tendrá un papel clave en el progreso de esta nueva categoría de aparatos. Por un lado, la miniaturización y la capacidad de impresión de circuitos electrónicos, junto con la integración de tecnologías de comunicación como 5G. Por otro, la combinación de tecnologías emergentes como la inteligencia artificial, Internet of Things y los servicios en la nube, que permitirán dotar de muchas más capacidades a estos dispositivos, más allá del hardware.