El gasto mundial en TI volverá a crecer este año, pero tardará en recuperarse

  • Transformación Digital

dinero_inversion

Después de un complicado año 2020, en el que se redujo el gasto mundial en TI, las empresas quieren consolidar los avances digitales que han tenido que realizar de forma precipitada para sobreponerse a la crisis. Debido a ello, los expertos prevén que en 2021 el gasto podría aumentar de nuevo un 6,2% interanual, comenzando una nueva etapa de crecimiento.

Recomendados: 

IT Trends 2021. La TI salva el negocio Webinar

COVID-19, ¿cuánto y cómo ha influido en las estrategias de TI? Leer 

El año pasado gran parte de las empresas redujo la mayor parte del gasto en tecnología previsto en sus planes anteriores a la crisis, manteniendo sólo aquél que se consideraba de misión crítica. Por otro lado, los proveedores de la nube y de otros servicios digitales sí tuvieron que invertir en TI para satisfacer la demanda de los clientes, por ejemplo, para proporcionar plataformas de comunicaciones y soporte al teletrabajo. A pesar de ello, según las últimas cifras publicadas por Gartner, el resultado fue que el gasto mundial en TI se redujo un 3,2% interanual.

De cara a 2021, se espera que el gasto mundial en TI vuelva a crecer, y los expertos cifran este repunte en un 6,2% interanual, lo que permitiría alcanzar la cota de los 3,9 trillones de dólares para final de año. En opinión de John-David Lovelock, vicepresidente de investigación de Gartner, este año los CIO deben equilibrar la necesaria expansión de TI con el ahorro del gasto. Explica que “con la economía regresando a un nivel de certeza, las empresas están invirtiendo en TI de una manera consistente con sus expectativas de crecimiento, no con sus niveles de ingresos actuales”.

Por ello, opina que “el negocio digital, liderado por proyectos con un corto tiempo de rentabilidad, recibirá más dinero y atención a nivel de la junta de cara a 2021”. Las previsiones de su última investigación son que el software empresarial será la categoría de TI que más rápidamente se recuperará, creciendo un 8,8% con respecto a 2020. Y el segmento de dispositivos irá a continuación, con previsiones de que crecerá un 8% interanual, pudiendo alcanzar unos 705.400 millones de dólares este año.

Lovelock explica que hay una combinación de factores que impulsará el segmento de dispositivos, por ejemplo, el progreso de la educación a distancia, que seguirá impulsando la venta de tabletas y ordenadores portátiles. Y afirma que “del mismo modo, las empresas están industrializando el trabajo remoto para los empleados, a medida que la cuarentena los mantenga en casa”.

De cara a los próximos años, Gartner pronostica que las empresas se verán obligadas a acelerar la transformación empresarial y de sus modelos de negocio, ya que las organizaciones que no sean capaces de operar en la nueva realidad digital podrían acabar perder frente a la competencia. Esto también implica adoptar la capacidad de trabajo remoto como algo natural. Esto, según Gartner, llevará a que el gasto global en TI relacionado con el teletrabajo ascenderá a unos 332.900 millones de dólares este año, un 4,9% más que en 2020, cuando ya creció de forma destacada.

Por otro lado, como comenta Lovelock, “el negocio digital representa la tendencia tecnológica dominante a fines de 2020 y principios de 2021, con áreas muy destacadas como la computación en la nube, las aplicaciones comerciales centrales, la seguridad y la experiencia del cliente. Las iniciativas de optimización, como la hiperautomatización, continuarán, y el enfoque de estos proyectos seguirá siendo devolver efectivo y eliminar el trabajo de los procesos, no solo las tareas”.

El resultado de la combinación de estos factores es que este año comenzará la recuperación del mercado de TI, pero los expertos creen que no se logrará recuperar el ritmo anterior a la pandemia hasta 2022. Aunque Gartner destaca que algunos países sí podrían recuperarse antes, aunque dependerá de cómo logren impulsar de nuevo ciertos sectores clave. Lovelock concluye que “en 2021 llegarán mayores niveles de digitalización de los procesos internos, la cadena de suministro, las interacciones con los clientes y socios, y la prestación de servicios, lo que permitirá a TI pasar de respaldar el negocio a ser el negocio. El mayor cambio de este año será cómo se financia la TI, no necesariamente cuánto se financia la TI”.