La UE quiere fomentar el consumo responsable y sostenible de tecnología

  • Transformación Digital

Sostenibilidad

Europa está evolucionando para construir un entorno en el que la sostenibilidad medioambiental sea uno de los pilares de la economía y la sociedad, lanzando nuevas regulaciones sobre la fabricación y el uso de tecnología. Ahora, la Comisión también quiere promover el consumo responsable y sostenible de tecnología, lanzando una campaña de concienciación dirigida a toda la sociedad.

Recomendados: 

IT Trends 2021. La TI salva el negocio Webinar

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer

COVID-19, ¿cuánto y cómo ha influido en las estrategias de TI? Leer 

Las nuevas tecnologías generan un gran impacto ambiental durante todo su ciclo de vida, que comienza en los procesos de fabricación y acaban con su destino final en los basureros o plantas de reciclaje de tecnología. Además, en todo este viaje se consumen grandes cantidades de energía y otros recursos, y cuantos más dispositivos haya en uso más contaminación y más gasto se genera.

Conscientes de esta realidad, la Comisión europea acaba de lanzar una campaña de concienciación para fomentar un consumo más responsable y sostenible de la tecnología, tratando de que empresas y particulares no incrementen la compra de dispositivos de forma descontrolada. Esto beneficia a los fabricantes y proveedores de tecnología, a través de unas mayores ventas, pero provoca un gasto excesivo de materias primas y de energía.

La UE se está preocupando especialmente por esto ya que las ventas de ciertas categorías de dispositivos se han disparado a raíz de la pandemia, por ejemplo, ordenadores portátiles y tabletas, entre otros. En el caso de las empresas, la categoría más importante y que más recursos consume es la de servidores, equipos que consumen gran cantidad de energía y que generan calor, que debe disiparse mediante sistemas que consumen gran cantidad de agua.

Teniendo en cuenta que la sociedad europea está acelerando la transformación digital, en la próxima década la sostenibilidad se convertirá en un asunto de vital importancia, y la Unión europea no quiere seguir los pasos de otras economías donde los negocios son más importantes que el medio ambiente y la calidad de vida de los ciudadanos. Ejemplos de ello son las regulaciones que ha lanzado la UE para acabar con la obsolescencia programada en los dispositivos tecnológicos, y para garantizar que so reparables, en consonancia con los principios de la economía circular.

Ahora, con la campaña “Tu futuro. Tu elección”, propone un cambio de enfoque en cuatro áreas principales: consumo sostenible, seguridad en Internet, protección de datos y conocimientos financieros. En lo que se refiere a la sostenibilidad, las autoridades quieren que los europeos comprendan el impacto que tiene en el medio ambiente el consumo de dispositivos electrónicos, y que no se centren únicamente en el precio de compra. Y afirman que un smartphone debería durar unos 232 años para compensar el efecto que tiene sobre el medio ambiente, y actualmente la durabilidad de estos dispositivos es de muy pocos años.

En el caso de equipos más grandes, como ordenadores o servidores, el impacto es mayor, y se hace aún más importante garantizar que estos se pueden reparar o reutilizar, fomentando el mercado de tecnologías de segunda mano. En muchos casos, los productos más económicos, cuyos fabricantes no siguen estos preceptos, no están pensados para tener esta durabilidad. Por ello, las autoridades recomiendan a los consumidores y las empresas que tengan en cuenta estos factores a la hora de escoger los dispositivos que van a adquirir.