Cuatro puntos clave en la transformación digital financiera

  • Transformación Digital

Finanzas inversiones

La digitalización viene acompañada de muchos cambios en las organizaciones, y algunos departamentos como el financiero están adaptándose con mucha lentitud a esta nueva realidad. Por ello, los expertos de Gartner han elaborado una lista con las cuatro iniciativas de digitalización más importantes que deberían llevar a cabo los directores financieros. Estas abordan cuestiones clave para lograr el éxito en un futuro en el que las finanzas estarán ligadas más que nunca a la tecnología y a los datos, un campo de juego para el que no todos están preparados.

A medida que las organizaciones progresan en la transformación digital de sus negocios, la tecnología se infiltra cada vez más en todos los procesos, y un área clave que debería estar al día es la de las finanzas. Ante esta realidad, los directores financieros se encuentran con numerosas dificultades y con muchos caminos posibles a seguir, pero no todos llevan al éxito. Para arrojar algo de luz, los analistas de Gartner han elaborado una lista con las cuatro áreas que consideran más importantes para el desarrollo de planes de transformación digital de las finanzas empresariales. Su idea es recalcar aquellos puntos que los líderes de finanzas deberían abordar de forma más directa para poder alcanzar los objetivos financieros.

En palabras de Peter Nagy, investigador y vicepresidente, Gartner Finance, “muchas actividades comerciales que eran competencia tradicional de los departamentos financieros, como la gobernanza de datos centralizada, se están democratizando en toda la empresa, o ya no son diferenciadores importantes en el valor que los equipos financieros pueden ofrecer a la empresa. Para cumplir con la visión de un departamento de finanzas más ágil y digital para 2025, los directores financieros deben duplicar las cosas que las finanzas pueden hacer mejor que nadie”.

 

Las finanzas necesitan replantear sus planes de digitalización

Como explican en su informe, las iniciativas de transformación digital de los departamentos financieros han sido hasta ahora muy pobres y de muy poca profundidad, y solo un 39% de los directores financieros que los han llevado a cabo creen que han proporcionado beneficios tangibles al departamento, y mucho menos a la organización en su conjunto. Pero el terreno de juego está cambiando, y ahora la digitalización de las finanzas empresariales es uno de los pasos clave para todo el proceso de transformación digital de los negocios. Y, por ello, los directores financieros deben cambiar el chip y buscar nuevas formas de añadir valor a las operaciones, apoyándose en la tecnología.

Según Nagy, el cambio que se ha producido en los últimos años es notable y ahora “los datos, el análisis y las soluciones tecnológicas sofisticadas se han democratizado cada vez más en toda la organización, con muchas funciones y tomadores de decisiones mejor posicionados para analizar y actuar en base a sus propios datos”. En este contexto, no puede ser que los departamentos financieros sigan al margen del cambio, y es preciso no solo que sigan esta corriente, sino que los CFO sean capaces de liderar una transformación que siente las bases de cómo se llevarán a cabo las operaciones financieras de la organización en el futuro.

 

El cambio en los últimos años ha sido muy notable, y ahora los datos facilitan mejores tomas de decisiones

Nagy señala que, “en un entorno de creciente complejidad organizacional, que hace más difícil para las organizaciones financieras adaptar el soporte, los planes de transformación deben organizarse en torno a las áreas donde más destacan los puntos fuertes de las finanzas”. En su opinión, estas son el mantenimiento de estándares de calidad, la experiencia en diseño de procesos de extremo a extremo y el apoyo a la toma de decisiones a nivel de cartera y balance”. Por ello, este informe destaca que los líderes de los departamentos financieros deberían centrarse en estas cuatro áreas clave a la hora de diseñar sus nuevos planes de transformación digital.

 

1.- Garantizar la calidad de los datos

Los datos que manejan las organizaciones se generan cada vez más rápido y en mayor cantidad y variedad y, para aprovecharlos, es vital separar el grano de la paja y hacerlo bien. En una era en la que los responsables de la toma de decisiones se basan en información de calidad los líderes financieros deben garantizar que siguen proporcionando datos fiables y adecuados a las necesidades de cada departamento. Por ello, las finanzas deberían centrarse en guiar la gobernanza de los datos hacia un cambio de modelo, en el que no exista una “única fuente de verdad”, sino un enfoque basado en “versiones suficientes de la verdad”. Esto supone centrarse en la preparación para la toma de decisiones, en vez de en la precisión de los informes, ya que cada área del negocio puede tener una visión diferente, que requiera información tratada de una forma concreta. Por ello, proporcionar datos generales, por muy precisos que sean, no ayuda a la toma de decisiones, sino que la complica, y los departamentos financieros deberán alinearse más con las necesidades de cada área para ofrecer datos que les ayuden de verdad.

 

2.- Visión del soporte a nivel de cartera

Los departamentos financieros se han centrado durante mucho tiempo en adaptar su soporte a las decisiones específicas de la unidad de negocio. Pero la complejidad de la organización aumenta y este modelo no se adapta a una mayor escala, no proporciona el necesario apoyo a la toma de decisiones y presenta riesgos de duplicación y de dejar áreas oscuras en la financiación, que pueden causar problemas al negocio. Para romper con esta ineficacia los expertos de Gartner recomiendan a los directores financieros centrarse en proporcionar apoyo a nivel de cartera, con expertos especializados que se centren en áreas como la optimización de costes, el inventario y las mejoras de los productos y servicios. Y afirman que este enfoque mejora en 2,5 veces la solidez financiera de las decisiones operativas, algo que se debería tener muy en cuenta a la hora de establecer una estrategia de cara al futuro.

 

3.- Experiencia en balances

El uso cada vez mayor de tecnologías basadas en datos permite a las unidades de negocio llevar a cabo sus propios análisis de pérdidas y ganancias, sin necesidad de recurrir constantemente al departamento financiero para obtener información. La investigación de Gartner revela que un 67% de los responsables de la toma de decisiones sí agradecerían que el departamento financiero les proporcionase un mayor apoyo en relación al balance, pero actualmente el 87% del soporte financiero está centrado todavía en el apoyo de pérdidas y ganancias. Por ello, los analistas recomiendan a los departamentos de finanzas que incorporen a más expertos capaces de proporcionar apoyo a la toma de decisiones en el balance de la tesorería y la contabilidad, y para ayudar en el cumplimiento de los objetivos de análisis y planificación financiera (FR&A). Y también que recurran a socios comerciales de finanzas integradas para las solicitudes de apoyo a las decisiones comerciales.

 

4.- Experiencia en diseño de procesos de extremo a extremo

Para los expertos de Gartner, las organizaciones cada vez dependen menos del departamento financiero para la síntesis y el análisis de datos del negocio. Pero consideran que todavía hay margen para que las finanzas proporcionen más valor a través de su experiencia en el diseño de procesos de extremo a extremo, algo que llevan haciendo mucho tiempo. Esto se lograría siendo cada vez más críticos a medida que se van interrumpiendo más procesos por la automatización digital, por lo que recomiendan aprovechar esta dilatada experiencia para acelerar nuevos procesos. Por ejemplo, la tendencia hacia la hiper-automatización que se está expandiendo en las empresas más innovadoras de la propia industria financiera.

 

Los planes de transformación digital en los departamentos financieros no siempre cuentan con el mismo respaldo que los de otras áreas

Este es un cambio muy radical, que implica a muchas áreas del negocio, y que debe planificarse de extremo a extremo. Por ahora, la mayoría de los equipos financieros solo está en el escalón de la automatización tradicional, que se basa en ir eliminando trabajo manual con aplicaciones como RPA. Pero en los próximos años esto va a escalar, afectando a cadenas de proceso más largas en muchas empresas, y aquí los departamentos financieros pueden proporcionar mucho apoyo gracias a su experiencia en evaluar procesos que afectan a múltiples niveles dentro de la organización.

 

Mucho camino por delante

Esta investigación de Gartner revela que el 93% de los líderes de departamentos financieros comparten una visión muy similar de cómo será su futuro. Su enfoque se basa en priorizar lo digital para proporcionar datos bajo demanda, con una estructura financiera a gran escala y una mayor diversidad de habilidades entre los miembros de sus equipos. Pero también muestra que las iniciativas de los directores financieros no están alcanzando sus objetivos.

Por ahora, solo un 15% de los líderes encuestados está contento con el progreso de sus iniciativas de automatización, solo un 23% con las capacidades de análisis comercial en tiempo real y un 12% con el progreso de tecnologías digitales, en general. Esto pone de relieve que los planes de transformación digital de los departamentos financieros están mal enfocados, no cuentan con el apoyo necesario y probablemente no logren sus objetivos al mismo ritmo que la digitalización de otras áreas del negocio.

Esto es un problema grave que los expertos recomiendan atajar lo antes posible, algo que se puede lograr si se centran las estrategias en estas cuatro áreas clave. Pero también hay otros problemas que se deben resolver, como la escasez de habilidades digitales entre los empleados, que dificulta el trabajo con las nuevas tecnologías. O la falta de una cultura de transformación e innovación constante en los departamentos de finanzas, que genera resistencia y desconfianza por parte de los trabajadores y de los propios líderes, minando cualquier intento de cambiar a mejor.

Estos y otros problemas deben estar muy presentes en la agenda de los directores financieros para los próximos años. Teniendo en cuenta la aceleración que se está produciendo en la transformación digital y en la automatización de procesos dentro de las organizaciones, los departamentos de finanzas podrían quedar rezagados en una modernización que se está volviendo imparable. En esta nueva era los datos financieros y su análisis serán fundamentales, pero no de la forma tradicional, y se deberán reforzar las capacidades en tiempo real y la integración con otros departamentos de nuevas maneras que sean más ventajosas para el negocio.