Las iniciativas de fabricación inteligente requieren personal mejor cualificado

  • Transformación Digital

Fabricas inteligentes

Uno de los problemas más graves que enfrentan las empresas de la industria manufacturera para implementar los principios de la fabricación inteligente es la escasez de personal con las necesarias habilidades digitales. Así lo cree el 57% de los fabricantes, que consideran que sus trabajadores no están bien preparados para los requisitos de la industria de este siglo.

Recomendados: 

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer 

Por qué las plataformas de edge cloud complementan el enfoque multi-cloud Leer

¿Qué base de datos ofrece mayor rendimiento en entornos Cloud? Leer

La última investigación sobre fabricación inteligente realizada por Gartner revela que la mayoría de los líderes de la industria manufacturera (57%) sienten que sus empleados no cuentan con los conocimientos necesarios para trabajar en una fábrica inteligente. Esto supone un gran freno a las iniciativas de transformación digital de una industria que clama por modernizarse, después de la difícil situación vivida a causa de la pandemia. Estos resultados provienen de una encuesta realizada a 439 líderes de fabricación en América del Norte, Europa Occidental y Asia Pacífico.

Como explica Simon Jacobson, vicepresidente analista de la cadena de suministro en Gartner, su encuesta refleja “que los fabricantes atraviesan actualmente una fase difícil en su viaje de digitalización hacia la fabricación inteligente. Aceptan que es imprescindible cambiar de una mentalidad y una cultura de solución de problemas a una fuerza laboral basada en datos. Sin embargo, no se puede sacrificar la intuición, la eficiencia y el compromiso”.

Además, añade que una parte muy importante del problema proviene de una mala gestión de la diversidad de habilidades y experiencia. Porque, mientras “los nuevos trabajadores pueden ser expertos en tecnología, pero carecen de acceso a las mejores prácticas y conocimientos, los trabajadores titulares pueden tener el conocimiento, pero no las habilidades digitales. Un trabajador de fábrica verdaderamente conectado en un entorno de fabricación inteligente necesita ambas capacidades”.

El tipo de trabajador que hace falta para que la fabricación inteligente sea una realidad es una persona capaz de aprovechar diversas herramientas digitales y técnicas de gestión de datos para poder trabajar en entornos mixtos, en los que se combina lo virtual y lo físico. Todo ello a la vez que mejoran la precisión en las decisiones, aumentan el conocimiento y reducen la variabilidad en los procesos de fabricación para mejorar y homogeneizar la calidad de los productos.

Para lograr este objetivo, que actualmente resulta muy ambicioso, los fabricantes se enfrentan a importantes desafíos por la complejidad organizativa, la integración y la reingeniería de procesos. En palabras de Jacobson, “es interesante ver que el compromiso de liderazgo no se cita con frecuencia como un desafío. De todos los encuestados, el 83% está de acuerdo en que su liderazgo comprende y acepta la necesidad de invertir en fabricación inteligente. Sin embargo, no refleja si la mayoría de los líderes comprenden o no la magnitud del cambio que tienen ante sí, en cuanto a tecnología y talento”.

Porque la industria necesita implementar las nuevas tecnologías, pero el factor humano sigue siendo fundamental, y es preciso desarrollar, reforzar, capturar y retener el talento para abordar los retos del futuro. Jacobson explica que “la acción más inmediata es que las organizaciones se den cuenta de que esto es más que digitalización. Requiere sincronizar actividades para el desarrollo de capacidades, la habilitación de capacidades y el empoderamiento de las personas”.

Por ello, opina que se debe adoptar un enfoque que impulse el compromiso de los trabajadores y el aprendizaje continuo, enfocándose en mejorar a nivel personal y profesional. Esto potenciará la adquisición de talento externo y el desarrollo de nuevas capacidades internamente. A más largo plazo, las empresas de fabricación necesitarán establecer una cultura basada en datos en las operaciones de fabricación, que se fundamente en la gobernanza y la capacitación, apoyando la creatividad y el ingenio de los empleados.

Concluye su informe diciendo que “es fantástico cuando los trabajadores utilizan herramientas digitales para crear sus propias experiencias y, a su vez, mejorar la productividad”. Por ello, está convencido de que “es el trabajo de los líderes de fabricación asegurarse de minimizar el riesgo de la TI en la sombra y garantizar que el conocimiento digital se comparta entre los trabajadores de la fábrica”.