La industria avanza hacia la automatización total de las fábricas

  • Transformación Digital

Fabricas inteligentes

Las empresas del sector manufacturero están avanzando poco a poco hacia una total automatización, y comienzan a percibir los beneficios que puede tener este gran cambio de paradigma. Adoptar el concepto de fabricación Lights Out les permitirá ahorrar en costos laborales, incrementar mucho su rendimiento y ser más sostenibles, aunque esta transición no será rápida y se enfrenta a varios desafíos.

Recomendados: 

Aplicaciones, ¿cómo desarrollo, entrego y gestiono mi software? Webinar

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer 

¿Qué base de datos ofrece mayor rendimiento en entornos Cloud? Leer

La idea de fabricación Lights Out implica una total automatización de las fábricas, instalando todo tipo de robots y máquinas que sustituyen al personal humano que actualmente trabaja en las instalaciones. Este es un objetivo para muchos fabricantes, que buscan formas de incrementar la producción y reducir costes, entre otros beneficios. Un estudio realizado recientemente por Frost & Sullivan revela que las empresas manufactureras que adopten este concepto podrían optimizar su capital humano, ahorrando hasta un 20% en los costes laborales, e incrementar su productividad en hasta un 30%. Además, este modelo de fabricación tiene el potencial de acercarles más a sus objetivos de sostenibilidad, a través de un mayor aprovechamiento de recursos, un ahorro energético durante las horas de producción y una mayor eficiencia en los procesos.

Los investigadores afirman que los costes crecientes de personal, el progreso de la IA y la caída de los precios de los robots, que son cada vez más autónomos, serán factores a favor de la adopción de este nuevo paradigma de fabricación totalmente automatizada. Los cuatro sectores más interesados en la fabricación Lights Out son la industria automotriz, la fabricación en general, la de componentes electrónicos y eléctricos, y la logística y el almacenamiento, que según los expertos realizarán los avances más rápidos hacia la automatización total en un corto plazo.

Vinay Venkatesan, gerente del programa TechVision en Frost & Sullivan, explica en este informe que “a nivel mundial, el brote de COVID-19 ha acelerado aún más el cambio a procesos de fabricación automatizados sin luces. Esto permite a las empresas expandir su capacidad de producción más allá de las horas de turno tradicionales y aceptar órdenes de trabajo adicionales para aumentar la productividad a niveles anteriores a la pandemia. La inteligencia artificial será la herramienta más crítica que permita el juego de herramientas sin luces”. Opina que esta tecnología será el pilar fundamental sobre el que se asentarán otras tecnologías clave, como la robótica, la ciberseguridad, los gemelos digitales, el diseño generativo la computación en la nube, las comunicaciones 5G y la impresión 3D, que generará su propia revolución en el sector manufacturero.

Este nuevo ecosistema tecnológico hará que los fabricantes dependan cada vez más e un ecosistema de expertos en tecnología, integradores de sistemas y habilitadores de servicios, a quienes las empresas tendrán que recurrir para dar vida y mantener el ecosistema de fabricación Lights Out. Solo a través de setos expertos podrán lograr los niveles de agilidad y personalización que buscan para su caso concreto, ya que cada fábrica tiene sus particularidades y necesidades, y la automatización completa requiere soluciones específicas.

Esto implica una inversión significativa y no todas las fábricas pueden asumir los grandes costes de implementar toda la tecnología implicada, por lo que recurrirán al mercado emergentes de robótica como servicio. Por ello, los expertos pronostican que para el año 2030 más del 45% de los fabricantes que están avanzando hacia una total automatización recurrirán a proveedores RaaS.

Otro cambio fundamental que implica este nuevo concepto es que se requerirá personal altamente cualificado en materia de nuevas tecnologías de fabricación, robótica, inteligencia artificial, seguridad y muchos campos en los que hasta ahora sólo estaban capacitados unos pocos trabajadores. Estos perfiles son mucho más especializados y de mayor nivel salarial que los operarios tradicionales, que en general desaparecerían de las fábricas. Por ello, el ahorro de costos de personal no es tan notable como muchos prevén.

En Frost & Sullivan opinan que, a largo plazo, este enfoque de digital-first, menos trabajadores, pero altamente cualificados, y fabricación totalmente automatizada, desbloqueará nuevas oportunidades y conceptos de fabricación. Por ejemplo, las micro-fábricas, que ocupan muy poco espacio y podrán ubicarse en localizaciones menos especializadas en el sector industrial, operando con una mínima mano de obra y con un menor consumo de materiales y energía. También señalan las redes de fabricación, la fabricación-a-cero-como-servicio y las plataformas de IoT Industrial (IIoT).