La brecha digital mantiene a 2.900 millones de personas sin conexión a Internet

  • Transformación Digital

Internet Redes

En los últimos dos años, a raíz de la pandemia, ha aumentado considerablemente el volumen de usuarios de Internet, pero según las Naciones Unidas todavía existe una gran desigualdad a nivel global. Actualmente hay 2.900 millones de personas desconectadas, una brecha digital que se acentúa especialmente en los países en vías de desarrollo y cuya solución requiere de nuevas políticas por parte de los gobiernos y de la industria tecnológica.

Recomendados: 

Empresas data driven: estrategias de datos para marcar la diferencia Evento

Conectando y entendiendo a la empresa sin fronteras Webinar

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer 

Según los últimos datos publicados por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), el organismo de las Naciones Unidas para las tecnologías de la información, en los dos últimos años ha crecido rápidamente el uso de Internet. El número de usuarios ha aumentado de 4.100 millones de personas en 2019 a 4.900 millones en 2021, un progreso impulsado por la pandemia. Pero esto deja la escalofriante cifra de 2.900 millones de personas sin conexión a Internet, el 37% de la población mundial, una carencia que afecta especialmente a los países en vías de desarrollo.

Los expertos afirman que el progreso de estos dos últimos años es un éxito de cara al desarrollo digital, pero todavía existe una gran desigualdad que debe solucionarse. Y ponen de relieve que de los 2.900 millones de personas que no disponen de conexión a Internet, el 96% vive en países en desarrollo. Además, afirman que entre los otros 4.900 millones que sí tienen acceso, es posible que muchos cientos de millones solo puedan conectarse con poca frecuencia, a través de dispositivos compartidos o con velocidades que limitan la utilidad de esa conexión.

En palabras de Houlin Zhao, Secretario General de la UIT, “si bien casi dos tercios de la población mundial está ahora en línea, hay mucho más por hacer para que todos se conecten a Internet”. Explican que “la UIT trabajará con todas las partes para asegurarse de que los componentes básicos estén en su lugar para conectar los 2.900 millones restantes. Estamos decididos a asegurarnos de que nadie se quede atrás”.

En el informe anual Facts & Figure 2021, elaborado por la UIT, queda patente que en el primer año de la pandemia el número de usuarios de Internet creció un 10% en todo el mundo, lo que supone el mayor incremento de la última década. En los países en desarrollo la penetración de Internet aumentó un 13%, y en los 46 países menos adelantados (PMA), según las Naciones Unidas, el aumento promedio de usuarios fue de más del 20%.

Para Doreen Bogdan-Martin, directora de la Oficina de Desarrollo de las Telecomunicaciones de la UIT, “estas estadísticas muestran un gran progreso hacia la misión de la UIT de conectar el mundo”. Pero se muestra preocupada por la desigualdad que todavía existe entre países más y menos desarrollados, y dice que “sigue existiendo un gran abismo de conectividad en los PMA, donde casi tres cuartas partes de las personas nunca se han conectado a Internet. Las mujeres de los PMA están particularmente marginadas, y aproximadamente cuatro de cada cinco siguen sin conexión”.

En estos países existen muchos otros factores que dificultan el desarrollo en materia digital, como la pobreza, el analfabetismo, la escasez de suministro eléctrico y de conciencia digital. Por ello, la UIT considera que se necesitan soluciones digitales para reactivar el desarrollo sostenible y ayudar a cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU para 2030.

Otro problema que la UIT considera grave es la brecha de género digital, ya que a nivel mundial el promedio de hombres con acceso a Internet es de un 62%, frente a un 57% de mujeres. Pero estas cifras difieren mucho entre países ricos y pobres, ya que en los más desarrollados el 89% de los hombres y el 88% de las mujeres acceden a Internet. Mientras tanto, en los países menos desarrollados solo el 31% de los hombres y el 19% de las mujeres acceden a Internet, y en los países en vías de desarrollo sin costa los porcentajes son del 38% y del 27%, respectivamente.

Estas diferencias se acentúan en África, donde en promedio el 35% de los hombres y el 24% de las mujeres tienen conexión a Internet. Por su parte, en los países árabes los porcentajes son de un 68% y un 56%, respectivamente. Asimismo, los países menos desarrollados también muestran importantes diferencias entre las zonas rurales y urbanas, algo que se nota menos en los países más ricos. En términos globales, el 76% de las personas tiene más posibilidades para acceder a Internet, frente a un 39% de las personas en zonas rurales. Estos porcentajes cambian notablemente en los países PMA, donde en las zonas urbanas es del 47%, y en las rurales de solo el 13%.

En términos de edad, los más jóvenes son los que más acceden a Internet, con un porcentaje global del 71% entre personas de entre 15 y 24 años, mientras que en el resto de grupos de edad el porcentaje es del 57%. En los PMA las cifras son muy diferentes, con un 34% y un 22%, respectivamente. Los expertos de la UIT explican que el hecho de que los jóvenes sean quienes más utilizan Internet es un signo positivo, especialmente en los países menos desarrollados, ya que en los PMA la mitad de la población tiene menos de 20 años, lo que facilitará el desarrollo digital en los próximos años.