Los gobiernos aumentan la emisión de tarjetas de identificación inteligentes

  • Transformación Digital

DNI Europeo - Seguridad

Aunque la escasez de chipsets se ha agravado en los últimos dos años, los gobiernos siguen acelerando la emisión de tarjetas de identificación inteligentes, que este año ha aumentado un 11%. En 2022 continuará la crisis en la cadena de suministro de estas tecnologías, pero las administraciones públicas no renunciarán a progresar en este aspecto de sus estrategias de transformación digital.

Recomendados: 

Entendiendo la Era del dato: tecnologías y propuestas para gestionar la "datificación" Webinar

Cómo elegir una base de datos para tus aplicaciones móviles Leer 

A lo largo de este año la emisión de tarjetas de identificación inteligente va a crecer un 11% en todo el mundo, gracias a que los gobiernos continúan avanzando en la digitalización. El año pasado se distribuyeron alrededor de 500,1 millones de estas tarjetas, entre pasaportes, DNI y otros documentos, y en 2021 la cifra ha crecido hasta 554 millones. Según los investigadores de ABI Research, en 2022 la escasez de chipsets para tarjetas se agravará, y la emisión de pasaportes tardará algunos años más en recuperar la progresión anterior a la pandemia.

Sam Gazeley, analista de seguridad digital de ABI Research, comenta que “los mercados de DNI y pasaportes experimentarán pequeños aumentos con respecto al déficit observado en 2020. Si bien muchos países todavía se encuentran en varios estados de restricciones de viaje, el aumento de las tasas de vacunación está abriendo fronteras tentativamente, y esto ha inyectado algo de ímpetu en el mercado de las identificaciones gubernamentales”.

Explica que desde el año pasado los proyectos de digitalización de las tarjetas de identificación se pospusieron o ralentizaron, pero este año han progresado de nuevo, y seguirán haciéndolo moderadamente el año que viene. En 2021 la emisión de Smart National ID aumentará un 12,1% con respecto a 2020, alcanzando un volumen global de 318,2 millones de unidades. Por su parte, la emisión de pasaportes electrónicos aumentará un 7,5% este año, hasta unos 105,4 millones. Aunque antes de la pandemia el promedio de emisión anual era de unos 167 millones de unidades, una cifra que no se recuperará hasta, probablemente, 2024.

De cara al año que viene se espera que la escasez de chipsets para tarjetas se agrave ligeramente, pero los proveedores priorizarán los envíos para el mercado de identificaciones gubernamentales, ya que los gobiernos presionan a la industria aduciendo que es una cuestión de seguridad nacional. Por otro lado, está aumentando el interés por desarrollar plataformas de identificaciones móviles seguras, gracias a que la pandemia ha impulsado el uso de tecnologías contactless, pero queda tiempo para que esta tecnología alcance un nivel de madurez que permita su aplicación a nivel internacional.

Los expertos destacan que ya existen varios proyectos importantes en países como Filipinas, Alemania, China o Argentina, pero se limitan a ciertos casos de uso y al ámbito nacional, ya que no existe una estandarización internacional de estos documentos virtuales por parte de la OACI. Gazeley dice que “la velocidad de la apertura de las fronteras para los viajes internacionales dependerá, en algunos casos, de que los viajeros tengan un pasaporte de vacunas. Dicha credencial digital sería la primera instancia de una identidad móvil o digital que desempeña un papel en el ámbito de los viajes internacionales y servirá como un impulsor de los pasaportes móviles, especialmente con los avances en la estandarización de los órganos rectores, como la OACI”.