Robótica móvil y colaborativa para acelerar la automatización industrial

  • Transformación Digital

Robot industrial

Las empresas industriales están acelerando sus iniciativas de automatización para mejorar su productividad y eficiencia, y uno de los pilares de esta estrategia es la robótica. El año pasado aumentaron la inversión en robots móviles y colaborativos, y en 2022 su mercado crecerá con más rapidez, gracias a la mejora del hardware y los sistemas operativos para robots, aunque todavía quedan desafíos que resolver para lograr la democratización de esta tecnología.

Recomendados: 

Entendiendo la Era del dato: tecnologías y propuestas para gestionar la "datificación" Webinar

Cómo elegir una base de datos para tus aplicaciones móviles Leer 

El sector industrial, en especial las empresas manufactureras, han reaccionado a la crisis sanitaria global acelerando la automatización de sus procesos para afrontar los problemas de la cadena de suministro e incidencias como la falta de personal en las fábricas a causa de la enfermedad. Este cambio supone la implementación de diferentes tecnologías como la robótica, y el año pasado aumentó la demanda de robots móviles y colaborativos, máquinas que permiten realizar diferentes tareas en cooperación con los operarios humanos.

Su mayor flexibilidad está ganando aceptación entre las empresas de la industria, y en 2022 se espera que las ventas aumenten significativamente. Según las estimaciones de los investigadores de ABI Research, los envíos de cobots podrían crecer un 65% hasta alcanzar 45.000 unidades en 2022, y los de robots móviles, en general, podrían aumentar un 51% hasta 452.000 unidades. Además, en los próximos 12 meses se verán importantes avances en la integración de estas máquinas con los sistemas de las fábricas y los almacenes.

Uno de los impulsores de este rápido crecimiento es que los proveedores de procesadores róticos ofrecen nuevas soluciones basadas en el sistema operativo de robots (ROS). Esta tecnología permite acelerar el funcionamiento del hardware y mejorar la integración de los sistemas, y también facilita a los desarrolladores el uso de procesadores y módulos de hardware estandarizados. Con ello se pueden se brinda a la industria un conjunto de puntos de referencia y estándares para el trabajo de campo, reduciendo la gran brecha que ha afectado a la industria robótica en el pasado, cuyas soluciones estaban muy fragmentadas.

Aunque los expertos señalan que todavía quedan barreras por superar antes de lograr la democratización de la robótica móvil y colaborativa. Aunque destacan la aparición de ROS y los grandes avances que están realizando los proveedores de robots, todavía existe una falta de experiencia que limita la adopción masiva de las nuevas modalidades de robótica. Opinan que esto lastrará el desarrollo y la comercialización, y creen que es necesario aumentar la inversión y los recursos técnicos y humanos destinados a diferentes campos que requieren mucho tiempo de desarrollo, lo que todavía llevará tiempo.