Los documentos de identificación digital impulsarán la administración electrónica

  • Transformación Digital

Identidad digital

En los próximos cinco años el número de usuarios de documentos de identificación digitales superará los 6.500 millones en todo el mundo, facilitando todo tipo de trámites burocráticos. Esto impulsará grandes avances en los servicios de administración electrónica de los gobiernos, que podrán proporcionar servicios digitales más rápidos y accesibles a los ciudadanos.

La identidad digital es un requisito indispensable para el desarrollo de una administración electrónica más completa, accesible y eficaz, por lo que los gobiernos han acelerado la emisión de documentos de identificación digital. Según una investigación realizada por Juniper Research, el número de usuarios de estas credenciales aumentará más de un 50% entre 2022 y 2026, pudiendo alcanzar un volumen total de 6.500 millones de usuarios para final del período (4.200 este año).

Según los investigadores, la facilidad y la igualdad de acceso serán los principales impulsores del uso de este tipo de documentos en los servicios gubernamentales, por lo que recomiendan a los gobiernos que se asocien con los proveedores de identidad digital para diferentes datos de identidad. Esto servirá para apoyar y agilizar la transformación digital y la inclusión en las iniciativas de administración electrónica.

En estos próximos años el caso de uso principal será el de documentos de identidad digital, como el DNIe español, que para el año 2026 sumarán más de 4.000 millones de usuarios en todo el mundo. Esto supondrá un crecimiento considerable desde los 2.500 millones de 2022. En opinión de los expertos, el progreso de la digitalización gubernamental requerirá este esfuerzo por parte de los gobiernos, lo que sentará las bases para crear nuevos servicios de administración electrónica.

Damla Sat, coautora de esta investigación, señala que “las tarjetas de identidad han sido controvertidas en algunos países debido a problemas de privacidad, pero son un mecanismo bien establecido para digitalizar las prácticas de identidad”. Opina que “si el acceso de terceros se rige correctamente, las tarjetas de identidad pueden estar en el centro del mercado de la identidad digital, pero deben estar respaldadas por procesos sólidos”.

En este sentido, los expertos afirman que los sistemas de verificación serán fundamentales para garantizar un uso seguro de la identidad digital y para combatir el fraude, como ya ocurre en el ámbito del comercio electrónico. Por ello, afirma que los gobiernos que emitan documentos de identidad digital deberían trabajar con los proveedores de verificación que contemplen una amplia variedad de escenarios de verificación diferentes para todos los casos de uso. En caso contrario, no serán capaces de ofrecer garantías contra el fraude de identidad.