Avances hacia una infraestructura TI sostenible en el sector público

  • Transformación Digital

economia circular sostenibilidad

Las organizaciones gubernamentales están dando el paso hacia la digitalización, y en este proceso deben tener en cuenta la sostenibilidad para reducir sus emisiones de carbono. Esto conducirá a una mayor adopción de infraestructura TI sostenible para los servicios públicos, las ciudades inteligentes, los espacios públicos verdes y otras áreas en las que se están implementando nuevas tecnologías.

Recomendados: 

Gobiernos Data-driven: la gestión de los datos Leer

Pasos para digitalizar un entorno B2B Video

El camino hacia la residencia de datos Informe 

Empresas nativas digitales y tecnologías de experiencia de usuario Documento 

El cambio climático ha dejado de ser un mero concepto apoyado por unos pocos a una realidad aceptada por los gobiernos de casi todo el mundo, lo que los ha llevado a lanzar regulaciones más estrictas sobre la sostenibilidad medioambiental. Esto condicionará la economía y el progreso tecnológico en las próximas décadas, y no solo para las empresas, sino también para el sector público. Los expertos de Capgemini han elaborado un estudio para comprender mejor el impacto que tendrá la TI sostenible en las organizaciones gubernamentales en el futuro, denominado “TI sostenible: por qué es hora de una revolución verde para la TI de su organización”.

Han evaluado cómo están surgiendo y evolucionando las estrategias de sostenibilidad en el transporte, las ciudades inteligentes, los espacios públicos verdes y las instituciones públicas, y el impacto de las tecnologías de la información en el medio ambiente. Afirman que la TI empresarial tiene una importante huella de carbono, y los centros de datos del sector público y del privado representan actualmente el 1% de la demanda mundial de energía, y dependen en gran medida de las fuentes de energía basadas en combustibles fósiles.

Se basan en parte en un pronóstico que indica que la tasa de crecimiento de la contribución de la TI empresarial a las emisiones globales de CO2 podría aumentar del 8,4% en 2020 al 20,5% en 2025. Por otro lado, los investigadores añaden que el 89% de las organizaciones reciclan menos del 10% de su hardware de TI. Aunque utilizan cada vez más la inteligencia artificial para mejorar su eficiencia y la calidad de sus servicios, los expertos señalan que la IA tiene su propia huella de carbono, y señalan que entrenar a un sistema de procesamiento de lenguaje de IA genera unos 635 kilogramos de emisiones de CO2.

En el ámbito del sector público, donde las organizaciones gran cantidad de infraestructura heredada y el gasto en TI es enorme, los líderes de TI juegan un papel fundamental en el cumplimiento de la agenda de sostenibilidad a través de la adopción de una TI más sostenible. Esto abarcará desde el diseño a la implementación, el uso y la eliminación de TI tras completar su ciclo de vida, y también el uso de aplicaciones de software y los procesos comerciales que lo acompañan.

Los investigadores de Capgemini comentan que la industria tecnológica en su conjunto está respondiendo al llamamiento de la comunidad internacional sobre la lucha contra el cambio climático, pero entre el sector público hay todavía muy poca concienciación sobe el impacto ambiental de su infraestructura TI. Solo un 36% afirma ser consciente de ello, mientras que en la banca el porcentaje es del 52% y en la industria de productos de consumo es de un 51%.

El problema está sobre todo fuera de las funciones de TI, por ejemplo, en los recursos humanos (5%), aunque este problema también se da en el sector privado, donde el porcentaje promedio en este departamento es de solo un 1%. En las finanzas del sector público el porcentaje es también de un 5%, mientras que en el privado es de un 7%. Actualmente, solo el 10% de las organizaciones del sector público cuenta con una estrategia de TI sostenible con objetivos y plazos bien definidos (18% en el sector privado). Esto contrasta con la opinión de las propias organizaciones del sector público, entre las que un 52% cree que ya cuenta con una estrategia de este tipo.

Esta realidad contrasta con el impulso hacia la sostenibilidad que pretenden incentivar los propios gobiernos a través de las nuevas normativas y marcos nacionales para las estrategias digitales eco-responsables. En Capgemini se plantean qué es lo que detiene la adopción de estos nuevos marcos, y consideran que uno de los principales desafíos está en contar con la capacidad para medir la huella de carbono real de la TI pública, lo que dificulta que los tomadores de decisiones puedan desarrollar una hoja de ruta bien enfocada para alcanzar los objetivos de sostenibilidad.

En esta investigación el 62% de los encuestados dice que las empresas de tecnología puedan ayudarles a medir el impacto ambiental de su TI, y un 53% cree que las empresas de tecnología deberían incorporar una dimensión de TI sostenible en sus productos y servicios. Y un 47% de los encuestados afirma que estaría dispuesto a pagar una prima de hasta el 5% en este tipo de soluciones.

Principales desafíos para adoptar una TI sostenible

Esta investigación revela que, para un 60% de las organizaciones del sector público, la principal barrera para la implementación de una TI sostenible es la falta de experiencia en este campo, un porcentaje que en el sector privado es del 53%. Otro desafío es el costo, que menciona un 55% de los entrevistados por Capgemini en esta investigación (48% en el sector privado). Los expertos dicen que cuando las administraciones no priorizan la descarbonización es difícil justificar el esfuerzo y el costo de este enfoque.

Para abordar estos desafíos cada país está adoptando sus propias medidas, que varían mucho de una región a otra. En Alemania se ha establecido por ley un objetivo de neutralidad en carbono para las administraciones públicas, con la Lay Federal del Clima, lo que obliga a las organizaciones públicas a superar estas barreras. Pero en muchos otros países no se están haciendo esfuerzos tan bien enfocados, lo que tiene un reflejo en su transición hacia una TI sostenible.

Por otro lado, los expertos dicen que el sector público está más preocupado por el impacto que tendrá en la continuidad del negocio el cambio de la infraestructura heredada por alternativas más sostenibles. Pero también afirman que eliminar las barreras que bloquean esta transición no solo proporcionará beneficios en materia de sostenibilidad, sino que también permitirá reducir los costos en un promedio del 12%. Además, las empresas públicas que tienen prácticas de TI sostenibles más maduras logran una mayor satisfacción del cliente, con un promedio del 56% frente al 43% de las que no han madurado tanto.

Consejos para lograr una TI sostenible en el sector público

Como parte final de su informe, los investigadores de Capgemini han recopilado una serie de recomendaciones para ayudar a las instituciones gubernamentales y del sector público en general a elaborar una hoja de ruta hacia una TI sostenible. Lo primero es realizar un diagnóstico cualitativo y cuantitativo y desarrollar una estrategia de TI sostenible alineada con una estrategia de sostenibilidad organizativa más amplia. Esto debería incluir una clara definición de KPI, objetivos y marcos, y la evaluación de costos de carbono de las operaciones de TI. Esto permitirá comprender mejor el impacto de su huella de TI en el medio ambiente.

La segunda recomendación es proporcionar a la organización la capacidad de determinar el impacto de las medidas, estableciendo un objetivo y una trayectoria claras, tanto si se debe evolucionar la TI existente como si se debe desarrollar una nueva estrategia de infraestructura digital. El tercer consejo es desarrollar un plan de gobernanza sólido tanto a nivel nacional como local. El plan nacional permitirá establecer reglas comunes para todo el sector público, por ejemplo, con una guía de adquisiciones e implementación sostenibles. Y el plan local tendrá más en cuenta las particularidades de cada administración y empresa pública local.

Posteriormente, las empresas públicas deberán trabajar en la implementación de las iniciativas de TI sostenibles, situando la sostenibilidad como un pilar clave de la arquitectura de software, adoptando una cultura de sostenibilidad en todos los equipos e identificando el impacto ambiental de la IA en el diseño y la capacitación de los trabajadores. Por otro lado, el impacto ambiental debe convertirse en uno de los criterios fundamentales de selección de proveedores de TI y será vital seleccionar y escalar los casos de uso de TI sostenibles, por ejemplo, para pasar las aplicaciones empresariales a la nube.