En 2027 habrá más de 1.000 millones de identidades móviles

  • Transformación Digital

Identidad Digital

Uno de los pilares de la digitalización gubernamental es la identidad digital, que permite a los ciudadanos interactuar con el estado mediante plataformas online. Por su parte, las personas utilizan cada vez más los smartphones para acceder a aplicaciones y servicios a través de métodos de identificación digital, una tendencia que llevará a la creación de más de 1.000 millones de identidades móviles para 2027.

Recomendados: 

Nueve formas prácticas de optimizar tus costes IT Leer

Data cloud inteligente, clave para tu transformación digital Informe

Infome de pruebas:
VMware Work from home Documento

La identidad digital se está convirtiendo en una de las tendencias emergentes en la digitalización gubernamental, ya que facilita la prestación de innumerables servicios a los ciudadanos de forma telemática, sin que deban identificarse de forma presencial para interactuar con las administraciones públicas, presentar documentación, pagar impuestos y un gran número de gestiones públicas.

A medida que los gobiernos progresan en la digitalización y que las personas profundizan en el uso de los dispositivos móviles se está creando el clima perfecto para la expansión de las identidades móviles, versiones de la identidad digital que se pueden utilizar a través de estos aparatos, y no solo en los ordenadores. Una investigación realizada por ABI Research revela que el número de identidades móviles en circulación aumentará rápidamente entre 2022 y 2027, pudiendo pasar de los 322 millones actuales a unos 1.020 millones para el año 2027.

En su informe, Lucas Stewart, analista de identidad digital ciudadana en ABI Research, explica que “la pandemia de COVID-19 puso en marcha la aceleración de la adopción de la tecnología de identidad móvil. Al resolver los puntos débiles relacionados con el contacto físico en las aplicaciones de identidad, la implementación potencial de las identificaciones móviles se puso sobre la mesa y al mismo tiempo se alineó con las tendencias de las crecientes estrategias de digitalización de los gobiernos”.

El uso de la identidad móvil en Europa es uno de los principales ejemplos de cómo está progresando esta nueva forma de identificarse en plataformas digitales oficiales, y la Comisión Europea se ha comprometido a expandir la identidad digital el año que viene. En opinión de Stewart, esto supondrá un salto enorme en la expansión de la identidad móvil, aprovechando las posibilidades que ofrecerá la próxima Cartera de Identidad Digital Europea, que será un gran impulsor de esta tecnología.

Por su parte, los ciudadanos mostrarán una mayor aceptación de la identidad móvil que de otros métodos tradicionales, como el DNI electrónico, que todavía genera fricciones importantes a causa de la complejidad de uso real de una tarjeta que se debe conectar y validar para identificarse en los servicios de las administraciones públicas electrónicas. Por su parte, la identidad móvil se puede apoyar en las tecnologías de identificación biométrica que se han extendido rápidamente y con gran éxito en el ámbito de los smartphones.

Stewart dice que “si bien las identificaciones móviles han existido durante una cantidad significativa de tiempo, los desarrollos recientes en tecnología y regulación, incluida la tendencia de uso creciente de monederos digitales, aumentarán el mercado”. Opina que el éxito de los pagos digitales entre los consumidores ayudará a popularizar el uso de la identidad móvil, una fórmula muy parecida que resultará más cómoda y sencilla de usar, incluso para la población menos digitalizada.

Por su parte, los gobiernos aumentarán la eficiencia y la experiencia de usuario en sus plataformas digitales, uno de los grandes puntos negativos en muchas iniciativas de digitalización gubernamental actuales, que generan mucha fricción entre los ciudadanos y presentan barreras difíciles de superar para muchas personas. Con un sistema de credenciales móviles fiable, verificable y tan fácil de usar como los monederos digitales los ciudadanos podrán acceder a todo tipo de servicios y gestiones públicas de forma rápida y sencilla, reduciendo la carga de trabajo, las reclamaciones y los errores para las administraciones.

Esto, además, facilitará la automatización de servicios y de muchos trámites burocráticos, que mediante la tradicional forma presencial requieren que los ciudadanos se personen físicamente en las administraciones, pasando de un lugar a otro para realizar gestiones que podrían resolverse rápidamente por canales digitales. Stewart señala que por el momento la tasa de penetración de las identidades móviles es baja, pero su implementación se podría realizar con gran rapidez en muchos países y regiones donde los gobiernos están decididos a acelerar la digitalización para mejorar los servicios públicos, ganar eficiencia y reducir costes.