Los coches autónomos extenderán los ecosistemas digitales al transporte personal

  • Transformación Digital

coche conectado

La llegada de los vehículos autónomos redefinirá completamente el papel de los vehículos y las personas en el transporte personal, liberando a los conductores de la necesidad de prestar atención a la carretera. Esto permitirá que todos los pasajeros aprovechen el tiempo de los desplazamientos para disfrutar de todo tipo de servicios, otorgando un papel central a las plataformas de infoentretenimiento integradas en los vehículos, que brindarán acceso a gran cantidad de aplicaciones y servicios digitales.

  Recomendados....

» El CIO estratégico vincula la optimización de costes a los resultados de negocio (Gartner) Informe
» Plataformas de comunicaciones empresariales bajo suscripción, ¿por qué? Documento
» Headless CMS, un abanico de oportunidades en los proyectos empresariales
Leer

Aunque todavía faltan años para que la conducción autónoma se convierta en la opción predominante, los expertos ya anticipan que este nuevo paradigma de transporte personal y comercial automatizado introducirá cambios revolucionarios, redefiniendo por completo el papel que juegan los vehículos y los pasajeros en los desplazamientos. Al no tener que concentrarse en la carretera, los conductores y el resto de ocupantes podrán dedicar el tiempo a cualquier actividad, mientras que el coche hace la mayor parte del trabajo.

Esto permitirá que los fabricantes de automóviles y las empresas de tecnología aúnen fuerzas para construir ecosistemas digitales a bordo que proporcionen acceso a todo tipo de servicios digitales, desde televisión y streaming a juegos, servicios asociados a los viajes, aplicaciones de productividad y un sinfín de posibilidades que se podrán disfrutar cómodamente en el interior de los vehículos.

Los expertos de Frost & Sullivan han definido un nuevo concepto de “vida a bordo”, en el que los ocupantes de los vehículos podrán disfrutar de una experiencia atractiva, productiva, inmersiva y relajada. Esto ampliará el ecosistema de la vida digital de las personas, que comenzará en los hogares, se expandirá hacia el transporte autónomo y a la movilidad, gracias a una mayor integración de los servicios entre los diferentes entornos en los que se mueven las personas.

Los fabricantes de automóviles están muy interesados en construir este nuevo ecosistema de cara a sus futuros vehículos autónomos, tomando como ejemplo la experiencia de otros entornos digitales que ya son de uso común, y de las últimas innovaciones en ámbitos como la robótica. Y aprovecharán los avances tecnológicos en conectividad, movilidad y tecnologías inmersivas para brindar a los clientes opciones atractivas que proporcionen una experiencia de usuario satisfactoria.

Los expertos señalan que los fabricantes se centrarán en enriquecer la experiencia de los consumidores en sus vehículos a través de la inteligencia artificial, la realidad aumentada y el autoaprendizaje, que ayudarán a integrar completamente los coches autónomos en su vida digital. Las plataformas de infoentretenimiento, los servicios de seguridad y el replanteamiento de la experiencia de usuario en los medios de transporte personal ayudarán a generar una experiencia altamente atractiva y satisfactoria para las personas, aunque este gran cambio llevará un tiempo.

Por el momento, la experiencia de los coches conectados no está siendo del todo positiva para los fabricantes, que están teniendo muchos problemas para despertar el interés de los clientes en sus plataformas de comunicaciones y servicios digitales. Los modelos de suscripción que se plantearon originalmente para recuperar la gran inversión en desarrollar plataformas digitales para los vehículos no están cosechando el éxito esperado, y de momento no está clara la fórmula que buscarán para monetizar las experiencias digitales de a bordo en los futuros coches autónomos.

Lo que sí se está viendo es un importante movimiento en busca de asociaciones de fabricantes de vehículos con compañías tecnológicas y de servicios para construir ecosistemas digitales para sus coches modernos. En los próximos años se verán más alianzas de este tipo y un cambio hacia modelos de innovación abierta, a medida que las marcas aceleren el lanzamiento de nuevos vehículos autónomos de Nivel 4.

En Frost & Sullivan pronostican que la conducción automatizada de Nivel 4 motivará una transformación completa de la forma en que se diseñan los vehículos. Los sistemas de control altamente automatizados, capaces de manejar la ruta, la aceleración y frenada con una participación mínima o nula del conductor, liberará a todos los pasajeros de cualquier preocupación o responsabilidad sobre el transporte en la mayor parte de los casos.

Según los expertos, los sistemas de control automatizado ocultos en el vehículo permitirán redefinir por completo el diseño interior de los coches para materializar el concepto abstracto de “vida a bordo”. Esto abarca desde la disposición de los asientos a su movilidad, la ubicación de sistemas de entretenimiento como pantallas o sistemas de sonido y la incorporación de todo tipo de comodities. El confort dentro de un vehículo ya no se basará en los parámetros tradicionales, sino que se abrirá un gran espacio para la innovación en el diseño interior de los vehículos, especialmente en los de tamaño medio y grande.

Además, en F&S pronostican que el mercado total direccionable vinculado a los servicios de vida a bordo podría alcanzar un valor de 120.700 millones de dólares para el año 2035. Y en este mercado no solo entrarán los fabricantes de vehículos, sino los proveedores de telecomunicaciones, de servicios digitales de servicios enfocados al entretenimiento o los viajes y un sinfín de empresa que intervendrán en la experiencia de usuario del transporte personal automatizado.

Una de las tendencias a la que los investigadores otorgan mucha importancia es la integración de sistemas de cabina enfocados a la salud y el bienestar de los ocupantes, que permitirán capturar información sobre sus condiciones físicas. Además, ponen el foco en la importancia que cobrará la seguridad y protección de datos en las plataformas de vida a bordo, ya que trabajarán con gran cantidad de datos confidenciales sujetos a las leyes de protección de la privacidad.