Replanteando la cadena de suministro de chips para automoción

  • Transformación Digital

coche conectado

Los fabricantes de automóviles están modernizando sus productos con tecnologías digitales y los semiconductores son uno de los pilares de la transformación que vienen con los coches eléctricos y conectados. Durante décadas han utilizado chips para muchos sistemas, pero en los próximos años seguirá aumentando el número de componentes electrónicos integrados en los vehículos, lo que requerirá un replanteamiento y una mayor integración de la cadena de suministro de chips en la industria.

  Recomendados....

» Tendencias TI 2023 y factores que influirán en su despliegue  Webinar
» Nueve formas prácticas de optimizar los costes IT  Guia
» 5 aspectos a evaluar en su sistema telefónico y claves para aumentar su éxito Leer

En los últimos años la industria de automoción ha ido ampliando las capacidades digitales de los vehículos, introduciendo conectividad y nuevos sistemas de mapeo del entorno y asistencia a la conducción (ADAS) que se basan en tecnologías propias del ámbito informático y de las telecomunicaciones. Esto ha tenido un gran peso en la actual crisis de escasez de chips que lleva varios años lastrando la industria, pero los fabricantes de semiconductores han respondido aplicándose más en el diseño y la fabricación de nuevos chips para mejorar la disponibilidad de componentes clave para los coches modernos.

Según una investigación realizada por Yole Intelligence, el mercado de semiconductores de automoción podría alcanzar un valor de 80.000 millones de dólares para el año 2027, y los principales impulsores del crecimiento serán la electrificación de los vehículos y la proliferación de ADAS. Para garantizar que esto sea posible la cadena de suministro de la industria automotriz deberá acomodarse a los requisitos que impone esta sinergia entre el transporte, la informática y las telecomunicaciones. Pero los expertos aseguran que la mayoría de OEM o proveedores de primer nivel no ha definido una estrategia clara de chips para los próximos años.

Los analistas pronostican que el mercado de semiconductores crecerá a una CAGR del 11,1% entre 2021 y 2027, incrementando su valor desde 44.000 a 80.700 millones de dólares en estos años. Esto supone que el valor de los chips por vehículo pasará de los 550 dólares por unidad de 2021 a 912 dólares en 2027. Y la cantidad de chips por coche aumentará de 820 a unas 1.100 unidades.

En el caso de la electrificación de los vehículos los OEM están adoptando una estrategia de integración vertical, y los expertos dicen que esto puede hacerse de varias formas. Se puede integrar totalmente hasta el nivel de los componentes, llevar a cabo una integración de sistemas, subcontratando la fabricación de piezas, o invirtiendo y colaborando directamente con los proveedores de componentes clave.

Los expertos opinan que las empresas de la cadena de suministro tradicional de la industria deben replantearse profundamente su papel y llevar a cabo una transformación a través de Joint Ventures, adquisiciones e inversiones que le permitan mantener su competitividad. Pero por el momento la mayoría de empresas no han definido una estrategia de semiconductores clara para el futuro, algo que consideran vital para seguir afrontando los retos que vendrán con la conectividad avanzada de vehículos, la electrificación y, a más largo plazo, la conducción autónoma.