5 tendencias tecnológicas que impulsarán la transformación de la industria automotriz

  • Software y Apps

coche conectado

Los fabricantes de vehículos están comenzando a ver la luz al final del túnel, pero las dificultades que han sufrido estos dos últimos años han obligado a cambiar su enfoque sobre la digitalización y la cadena de suministro. Los expertos de Gartner han identificado las cinco tendencias tecnológicas que guiarán la transformación del sector durante este año, en las que el software tendrá un papel fundamental.

Recomendados: 

5G y redes no terrestres Leer 

Informe: Cloud, en busca de la agilidad Leer 

Durante estos dos años de pandemia la industria automotriz ha sufrido grandes problemas por la falta de suministro de chips y las grandes fluctuaciones en la demanda. Esto ha dado impulso al cambio de enfoque que estaba realizando el sector sobre la transformación digital, y este año se verán cambios importantes. Según Gartner, el software va a convertirse en el principal motor de crecimiento de beneficios para los fabricantes de automóviles, impulsando una profunda transformación en sus modelos de producción y negocio.

Pedro Pacheco, director senior de investigación de Gartner, comenta que en los últimos 100 años los fabricantes de vehículos se han centrado en mejorar los procesos mecánicos y el hardware, tanto de sus fábricas como de sus productos, y no han trabajado en los aspectos relacionados con el software, que dejaban en manos de terceros. Pero opina que “a medida que la tecnología digital se convierta en el diferenciador del automóvil, el software se convertirá en el principal impulsor del crecimiento de la rentabilidad para los fabricantes de automóviles”. Por ello, cree que el objetivo de los OEM será convertirse en empresas de tecnología o de software.

De cara a este año sus investigaciones revelan cuáles serán las cinco principales tendencias tecnológicas que se verán en el sector automotriz:

Cambio de enfoque sobre el abastecimiento de hardware

Después de las numerosas dificultades que han experimentado los fabricantes de automóviles en los dos últimos años, ahora están replanteándose la estrategia tradicional de inventario, que seguía el principio Just in Time (JIT). Esta llevó a que los OEM y proveedores de primer nivel redujeran al mínimo su inventario de reserva, sufriendo por la escasez de chips.

De cara a 2025, Gartner afirma que el 50% de los 10 principales OEM automotrices diseñarán sus propios chips y establecerán relaciones de trabajo directas, estratégicas y a largo plazo con las empresas de chips, a la vez que abandonarán la práctica de gestión de inventario JIT.

Integración de los vehículos en un ecosistema tecnológico holístico

Los analistas de Gartner creen que en los próximos años los gigantes tecnológicos entrarán en la industria automotriz, tratando de integrar los vehículos en sus plataformas digitales. En 2022 se espera que AWS, Google, Alibaba o Tencent se esforzarán por expandir su huella a la tecnología de los vehículos. Pacheco dice que “estas empresas tecnológicas están acercando el automóvil a sus respectivos ecosistemas, lo que, a su vez, abre nuevos servicios conectados al vehículo”.

Sus estimaciones son que, para 2028, el porcentaje de vehículos que integran Android Automotive pasará del 1% actual al 70%. Para lograr esta gran penetración los gigantes tecnológicos aprovecharán las dificultades que tienen los fabricantes de coches en el desarrollo de tecnologías y software para venderles sus plataformas. Y el argumento principal será que les permitirá convertir el software en una de las principales fuentes de ingresos. Y también que con su ayuda no necesitarán construir la infraestructura digital necesaria para proporcionar estos servicios a los clientes finales.

Avance de los modelos de colaboración open source y open data

El año pasado varias empresas tecnológicas desarrollaron sistemas operativos de arquitectura de vehículos basados en código abierto, y una plataforma abierta de vehículos eléctricos, y Gartner espera que las asociaciones entre este tipo de empresas y los fabricantes de vehículos se ampliarán a partir de este año.

Por otro lado, las empresas automotrices están empezando a tratar los datos de una forma similar a como lo hacen las compañías tecnológicas, con el fin de construir e integrar ecosistemas digitales para acceder a una mayor cantidad de información, uy no para vender datos. Esto les permitirá desarrollar características o servicios digitales más atractivos, siguiendo la estela de otros sectores tecnológicos como el de las aplicaciones móviles o los servicios en la nube.

Más ingresos digitales a través de actualizaciones OTA

A lo largo del año pasado diferentes fabricantes de automóviles lanzaron servicios de actualizaciones over-the-air (OTA) para sus productos. Esto permite actualizar el software de sus vehículos a través de redes de datos, sin necesidad de acudir físicamente a un centro especializado, facilitando a los usuarios el acceso a nuevos servicios con el mismo hardware.

Esto marca el inicio de un nuevo modelo de negocio que generará ingresos basados en los servicios, y no solo a través de la venta de activos o modelos de suscripción, que ya han demostrado su poca viabilidad. Gartner pronostica que para 2023 la mitad de los 10 principales fabricantes de coches ofrecerán desbloqueos y actualizaciones de capacidades basadas en software que se podrán adquirir tras la compra del vehículo. Y el principal canal para suministrar estas mejoras serán las actualizaciones OTA.

Obstáculos para el progreso de los vehículos autónomos

Las tecnologías de conducción autónoma están madurando a buen ritmo, pero todavía existen muchas barreras a superar antes de que los coches que conducen solos puedan circular por las calles. Los expertos de Gartner destacan que las tecnologías de detección están mejorando, los algoritmos de percepción son cada vez más sofisticados y las regulaciones y estándares que permitirán usar los coches autónomos están progresando. Pero los desarrolladores de este tipo de coches siguen teniendo problemas para escalar las operaciones autónomas a nuevas ciudades y regiones.

Actualmente los fabricantes ya están anunciando los primeros automóviles con nivel 3 de conducción autónoma y están trabajando en el despliegue de camiones autónomos de nivel 4 y robotaxis. Pero para lograrlo necesitan hacer exhaustivas simulaciones y pruebas en entornos reales, algo costoso y lento, lo que está dificultando la comercialización. Además, todavía no están bien resueltas las cuestiones relativas a la responsabilidad en caso de accidente y las consideraciones legales y sociales. A esto se suma la dificultad de desarrollar formas en que los humanos puedan interactuar fácil y eficazmente con los vehículos impulsados por IA.

Jonathan Davenport, director de investigación de Gartner, comenta que “los altísimos costes de I+D que implican los robotaxis o los camiones de nivel 4 dificultan la velocidad de adopción en términos de cobertura, pero también en la rentabilidad de la inversión”. Destaca la ironía de que una de las principales ventajas de la conducción autónoma es la reducción de los costos operativos del transporte, y en su informe prevé que para el año 2030 habrá cuatro veces más robotaxis autónomos de nivel 4 operando a nivel mundial que los taxis que habrá en funcionamiento en 2022.