Un año de gran crecimiento en el consumo de servicios en la nube

  • Cloud

crecimiento_nube

Los CIO están cambiado la estrategia de inversión en servicios en la nube, tras dos años en los que se han visto obligados a implementar nuevas aplicaciones y servicios sin seguir una estrategia clara. De cara a este año los analistas de Gartner prevén que este reenfoque vendrá acompañado de un importante aumento del gasto de los usuarios finales en la nube, que podría acercarse a los 200.000 millones de dólares.

Uno de los pilares de la digitalización está en los servicios en la nube y en los dos últimos años los proveedores han disfrutado de un gran auge de su mercado, animado por la digitalización acelerada y la implementación de herramientas para el teletrabajo y la colaboración, entre otros factores. Este año no hay tanta prisa por habilitar estas capacidades y los CIO están reenfocando su estrategia, considerando más cuidadosamente los proveedores y servicios más adecuados para impulsar sus resultados comerciales y alcanzar los objetivos de transformación digital.

En una reciente investigación de Gartner, sus analistas destacan que este año el gasto mundial de los usuarios finales en servicios de la nube podría aumentar en un 20,4%, alcanzando 4898.700 millones de dólares, un gran avance desde los 410.900 millones del año pasado. Y en 2023 podría aumentar de nuevo hasta los 600.000 millones. Sid Nag, vicepresidente de investigación de la consultora, explica que “la nube es el centro neurálgico que impulsa las organizaciones digitales de hoy”, y que “los CIO están más allá de la era de la exuberancia irracional de adquirir servicios en la nube y están siendo considerados en su elección de proveedores de nube pública”.

De cara a este año el mayor crecimiento del gasto se producirá en el segmento de Infraestructura como Servicio (IaaS), en el que los usuarios finales incrementarán un 30,6% su inversión. Le seguirá el de Escritorio como Servicio (DaaS), que crecerá un 26,6% y el de Plataforma como Servicio, en el que el gasto aumentará un 26,1%. Uno de los impulsores de este progreso será el establecimiento de modalidades de trabajo híbrido, que llevará al crecimiento del segmento DaaS, que podría acumular un gasto de 2.600 millones de dólares en 2022. Y la demanda de capacidades nativas de la nube por parte de las organizaciones elevará el gasto en PaaS hasta 109.600 millones.

Nag comenta que “las capacidades nativas de la nube, como la creación de contenedores, la plataforma de base de datos como servicio (dbPaaS) y la inteligencia artificial/aprendizaje automático, contienen características más ricas que la computación mercantilizada, como IaaS o la red como servicio. Como resultado, generalmente son más caros, lo que está impulsando el crecimiento del gasto”.

Aunque el segmento más grande del mercado de la nube en términos de ingresos es el de Software como Servicio (SaaS), que este año podría alcanzar un gasto de 176.600 millones de dólares. Pero su crecimiento seguirá una línea más o menos constante en los próximos años. Por otro lado, las tecnologías emergentes dentro de la computación en la nube, como la computación Edge a hiperescala y los servicios perimetrales de acceso seguro (SASE) están teniendo una influencia cada vez más importante en mercados adyacentes y dando lugar a nuevas categorías de productos que generarán cada vez más ingresos para los proveedores.

En opinión de Nag, el enfoque de los proveedores en la diferenciación se está desplazando poco a poco hacia las capacidades que pueden ser disruptivas en los negocios y las operaciones digitales de las empresas, impulsado por la maduración de los principales servicios en la nube. Y explica que “los servicios de nube pública se han vuelto tan integrales que los proveedores ahora se ven obligados a abordar desafíos sociales y políticos, como la sostenibilidad y la soberanía de los datos”. Finalmente, apunta a que los líderes de TI que perciben la nube como un habilitador digital en lugar de un estado final serán los que más éxito tendrán en su camino hacia la transformación digital. Y que aquellas organizaciones que combinen la nube con otras tecnologías emergentes relacionadas tendrán aún más éxito en este proceso.